Las zonas bajo agua ruegan por varios días sin lluvias

0
392

Las Varillas, Morteros, Obispo Trejo, Isla Verde y otras localidades afectadas tuvieron un alivio ayer. Decenas de miles de hectáreas de campos siguen inundadas.

lluvias_11

Por Redacción LAVOZ

Ayer no llovió. Hubo sol, y esa fue la mejor noticia para una amplia región del este cordobés donde la sucesión de precipitaciones viene generando serios problemas, por anegamientos de pueblos y ciudades, además de miles de hectáreas de campos que quedaron bajo agua.

Localidades como Las Varillas, Morteros, Isla Verde, Corral de Bustos y Canals, entre otras que tuvieron dificultades, respiraron ayer algo más aliviadas porque las aguas empezaron a escurrir de sus áreas urbanas, aunque los trastornos y las consecuencias de los daños aún se palpan.

En esas áreas llovió entre 150 y 300 milímetros, sumando las precipitaciones de domingo y lunes.

En el este

En Las Varillas, una de las localidades más afectadas en los últimos días, lograron ayer bajar el nivel del agua que invadió dos barrios. El intendente Juan Pablo Rujinsky rogaba que el clima “dé una tregua de al menos dos o tres días sin lluvias”, para que se pueda avanzar en las acciones de remediación de daños en la zona urbana. Máquinas enviadas por la Provincia abrían canalizaciones y extraían agua de la zona más comprometida. Rujinsky marcó que la preocupación central ayer era que la enorme masa de agua que inundan los campos alrededor de la ciudad no se derive hacia el casco urbano.

Según Recursos Hídricos de la Provincia, en la tarde de ayer se apreció una mejora en la situación en Las Varillas y marcaron que “aunque hay mucha agua en la zona rural está escurriendo hacia el este”, evitando a la ciudad.

En esa zona, las rutas 3 y 13 se mantuvieron ayer con agua sobre sus carpetas asfálticas.

También en San Justo, la ciudad de Morteros fue otra de las complicadas, aunque también ayer ya se normalizaban sus actividades.

Los problemas agudos subsisten, en tanto, en una amplia franja de campos entre esa ciudad y San Francisco, que llevan semanas tapados por agua.

Más hacia el sudeste cordobés, en el departamento Marcos Juárez, Isla Verde es la localidad más complicada, aunque también registran inconvenientes otras como Corral de Bustos y Canals. En esa área, además de las aguas que se derivan por los campos y los canales que se desbordan, las recargadas napas freáticas generan otro compromiso, a centímetros ya del suelo.

Obispo Trejo

En el norte, la situación más comprometida se vivió en la localidad de Obispo Trejo, del departamento Río Primero, donde gran parte del casco urbano resultó anegado. Ayer, aunque quedaban algunas calles con agua, al igual que campos aledaños, se evidenció una mejora que permitió avanzar en trabajos de recuperación y en el regreso de la mayoría de los evacuados a sus hogares. De los 118 vecinos evacuados el domingo, anoche quedaban unos 30.

Personal de Vialidad y Recursos Hídricos removió sedimentos bajo el puente del río Jesús María y armó terraplenes para impedir que ingrese al pueblo el agua del sector rural. A la vez, la ruta 17 quedará en este punto cortada, en media calzada durante tres días, para construir una nueva alcantarilla que evite el ingreso de correntías rurales a la localidad.

En la Capital

En la ciudad de Córdoba, los tramos de la avenida Costanera afectados desde el domingo por la creciente del río permanecerán cerrados al tránsito al menos hasta hoy. El río bajó casi un metro ayer, porque desde el dique San Roque se libera ya un menor caudal, aunque ese lago sigue varios centímetros por arriba de su vertedero.

En el Polideportivo Corral de Palos continuaban anoche evacuados unos 15 vecinos

Los lagos

Los diques San Roque, Los Molinos, Embalse, Cruz del Eje y La Quebrada seguían hasta anoche liberando excedentes por sus vertederos, aunque con varios centímetros menos que el lunes.

Los lagos que aún no rebalsaron, como La Viña, El Cajón y Pichanas, están subiendo varios centímetros más por día, acercándose a ese nivel.