Lavado de dinero: aparecen dos nuevos vínculos con el kirchnerismo

0
114
Investigada-financiera-Metropolis-Sebastian-Casanello_CLAIMA20130528_0031_17Un ex funcionario trabajó en una financiera allanada y en “La Rosadita”. Y ésta tenía una cuenta en Venezuela.

 

 

 

 

De la investigación judicial por lavado de dinero y de la otra por extorsión y amenazas de Lázaro Báez contra Federico Elaskar aparecieron nuevos vínculos con el kirchnerismo.

Por un lado, la financiera Metrópolis -que allanó el viernes el juez federal Sebastián Casanello- está fusionada con Tutelar Compañía Financiera en la que trabajaba el ex funcionario de ENARSA Jorge Cerrota. Este fue una de las razones por las cuales Ezequiel Espinoza renunció a la presidencia de ENARSA (Ver página 16).

El programa de TV de Jorge Lanata demostró que Cerrota era a la vez uno de los síndicos que Daniel Pérez Gadín -el contador de Lázaro Báez- había llevado a la financiera SGI (“La Rosadita”).

Unos días después Cerrota renunció a la contaduría de ENARSA. Estos datos están en la causa del fuero federal que investigan Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán. La fusión entre Metrópolis y Tutelar fue en el 2008.

Los circuitos para mover plata de origen dudoso parecen ser siempre los mismos.

Porque directivos de Metrópolis tienen vínculos con Fernando Caparrós Gómez quien con su financiera Monetización ayudó a cambiar cheques del estado que le llevaba Sergio Schoklender, quien hoy está procesado por irregularidades en el manejo financiero del plan “Sueños Compartidos”.

Por otro lado, “La Rosadita” tenía una cuenta corriente en el banco Baneso de Venezuela, un vínculo clave de la relación privilegiada entre el kirchnerismo y el chavismo que llevó a la existencia de una “embajada paralela” que se denunció manejaba el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

La cuenta fue abierta por pedido de Elaskar -antes de ser echado bajo amenazas de “La Rosadita” en julio del 2011- en la sucursal panameña de Baneso.

Entre los firmantes para la apertura de la cuenta también figura Fabián Rossi, el esposa de la vedette Iliana Calabró. El dato está en el escrito del fiscal del fuero ordinario José María Campagnoli, quien investiga una causa por amenazas y extorsiones contra Elaskar, informaron a Clarín fuentes judiciales.

En su investigación, Campagnolo graficó dos momentos de la historia de Helvetic Services Group, la empresa fantasma suiza que le sacó “La Rosadita” a Elaskar.

Uno hasta la muerte de Néstor Kirchner en el 2010 y otro desde el fallecimiento del ex presidente a la actualidad. En ese primer período, Helvetic creó otras 148 empresas fantasma a través de Aldyne Ltda. con sede en las islas Seychelles, un paraíso fiscal.

En el segundo período, Helvetic se reactiva y empieza a operar fundamentalmente a través de “La Rosadita”, ya controlada por el contador de Lázaro Báez.

Llamativamente, la presidenta Cristina Kirchner se quedó dos días en esas islas en su regreso de una gira a Vietnam e Indonesia, acompañada por su secretario privado e hijo del jardinero de El Calafate, Ricardo Barreiro, Pablo Erasmo Barreiro (Ver página 11), entre otros funcionario.

Hay otras “perlas” informativa en el escrito de Campagnoli. Una se refiere a la empresa Galway Scott Trading Ltd., creada también por Helvetic, que le vendió a la Armada de Perú repuestos para motor de los aviones AB-583 TWIN OTTER en el 2007.

Y la otra se vinculada con la empresa Vansomatic Suisse S.A., también que gira alrededor de Helvetic, y apareció vendiendo jugadores de fútbol en Argentina, Uruguay y Perú.

La mayoría de estas empresas tienen un denominador común: el cordobés Néstor Ramos.

 

Fuente: Diario Clarín