Leones: casi seis años sin muertes por accidentes con motos

0
229

El municipio lo atribuye al uso del casco, obligatorio desde abril de 2008. Disminuyó 83% la cantidad de siniestros viales dentro del ejido urbano. La campaña de concientización fue clave.

6-casco

Por German Pandolfi

Leones. A fines de abril se cumplieron seis años del uso obligatorio del casco para motociclistas y acompañantes, y esta ciudad celebra que en casi todo ese período no se registraron muertes por accidentes con motos involucradas.

Hasta 2007 inclusive, el promedio de muertes anuales en Leones por siniestros viales con motos era de tres personas, pero desde el año siguiente hasta hoy sólo hubo un deceso.

Esa muerte se produjo el 22 de septiembre de 2008, cuando el conductor de la moto, Esteban Ortiz, ofreció en la vía pública a Maximiliano Meloni acercarlo a su casa. A pocas cuadras, Ortiz chocó con una camioneta, pero se salvó por llevar puesto el casco. En cambio, Meloni desafortunadamente no lo tenía.

La ordenanza de uso obligatorio del casco comenzó a regir el 21 de abril de 2008. La Municipalidad resaltó que la utilización masiva del casco ayudó para que durante 67 meses (desde ese fatídico 22 de septiembre) no hubiera más muertes.

Las estadísticas indican que hasta 2007 se producían en Leones una media de 36 accidentes con motos, pero a partir de 2008 –ya con la norma en vigencia– sólo hubo seis por año. Es decir, bajó 83,3 por ciento la cantidad de siniestros viales relacionados con motos.

Esta mejoría le valió un premio al municipio. En 2012, fue galardonado por la Asociación Civil Luchemos por la Vida.

Camino con espinas

En los tres meses previos a abril de 2008, la Municipalidad de Leones realizó una fuerte campaña de concientización social en la vía pública, en comercios y a través de los medios de comunicación locales para instalar la idea de que el casco salva vidas. Se adoptaron consignas polémicas como: “Uno es cabeza dura hasta que se da cuenta que no es tan dura. Usá casco, salvate”; y “El casco no es inútil. Inútil es el que no lo usa”.

Esta campaña cosechó críticas hasta en ámbitos educativos por la dureza de los conceptos empleados. Y, respecto de la obligación de usar el casco, al principio hubo cierta resistencia social: se labraron numerosas actas de infracción a quienes no los utilizaban, se secuestraron motos, se quitaron carnés de conducir y hasta hubo objeciones a la reglamentación municipal. Algunos vecinos hicieron un escrache en la casa del exintendente y hoy diputado nacional Fabián Francioni, y los inspectores de tránsito soportaron agresiones.

Pero, de a poco, la población fue concientizándose sobre la importancia de llevar puesto el casco. Con la gestión de la actual intendenta, Lorena Bussi, siguen realizándose campañas sobre seguridad vial en escuelas y continúan los controles de tránsito en las calles para lograr una adhesión completa al casco protector.

Hoy, el uso el casco al andar en moto es prácticamente un hábito generalizado de la población, aunque quedan motociclistas que lo llevan desabrochado o en posición incorrecta.

Ciclistas controlados

Por otra parte, el 1º de mayo se cumplió el primer año de ejecución de la ordenanza municipal que multa a los ciclistas que circulan a contramano en calles de Leones.

La normativa se dispuso para desalentar a usuarios de bicicletas que tienen la costumbre de transitar en sentido contrario al fijado por la cartelería vial y, al mismo tiempo, para evitar accidentes.

Quienes son descubiertos circulando a contramano deben pagar multas equivalentes a cinco litros de nafta. Si los infractores son menores de edad, se les secuestra el rodado, tras lo cual sus padres deben retirarlos y pagar la sanción.

Hasta el momento, la medida dio resultado.

Bicis en la mira

Ordenanza. El 1º de mayo se cumplió el primer año de ejecución de la ordenanza municipal que multa a los ciclistas que circulan en contramano en calles de Leones.

La normativa se dispuso para desalentar a usuarios de bicicletas que tienen la costumbre de transitar en sentido contrario al fijado por la cartelería vial y para evitar accidentes.

Quienes son descubiertos deben pagar multas equivalentes a cinco litros de nafta. Si los infractores son menores de edad, se secuestran los rodados.