Limitan la cantidad de bienes que los cubanos pueden ingresar a la isla

0
136
Llegada. Dos cubanos a su arribo, ayer, al aeropuerto de La Habana.
Llegada. Dos cubanos a su arribo, ayer, al aeropuerto de La Habana.
Llegada. Dos cubanos a su arribo, ayer, al aeropuerto de La Habana.

El gobierno dice que busca atacar el contrabando y la venta ilegal.

 

Las polémicas restricciones aduaneras dictadas en Cuba para evitar el tráfico de mercancías en equipajes de pasajeros, entraron en vigor ayer sin provocar congestión en los aeropuertos ni irritación entre los primeros viajeros, aunque sí hubo algunas quejas. “Todo bien. Sin problemas”, era la respuesta más habitual ayer por la mañana entre los pasajeros que llegaban en los primeros vuelos charter desde Miami, la mayoría de ellos cubanos residentes en EE.UU., que viajan a la isla con cierta frecuencia y generalmente cargados de regalos.

Esta norma ha sido vista por muchos ciudadanos cubanos como un obstáculo más en la difícil tarea de adquirir en la isla artículos como ropa, productos de aseo o electrodomésticos. Se trata de una de las medidas del Gobierno de Raúl Castro más polémicas y contestadas de los últimos años y que ha levantado críticas incluso desde la prensa oficial, que en la última semana dedicó numerosos artículos al asunto, al considerar esta norma desproporcionada y alejada de la realidad. Algunos de estos medios opinaron que los cambios aduaneros no atajan el problema de raíz, que es el desabastecimiento de productos básicos de alimentación e higiene, ropa o aparatos electrónicos, así como su elevado precio en las tiendas estatales.

Sin embargo, la mayoría de los viajeros expresó su conformismo con las nuevas normas, ya que se mantiene invariable el límite de peso del equipaje personal que pueden introducir a la isla, 25 kilogramos libres de impuestos, que se pueden ampliar en 100 kilos más con el pago en aduana de 1.000 pesos cubanos, unos 50 dólares.

“Vengo con el peso de equipaje permitido y sin ningún problema Allí en Miami estaban todos encendidos con lo que pensaban que iba a ser; pero yo no creo que estas medidas afecten para futuros viajes”, contó Carlos Hernando, cubano de 55 años residente en Miami.

La novedad es el valor en aduana de productos considerados “misceláneas”, como aparatos electrónicos y electrodomésticos, además de la reducción en la cantidad de artículos que se pueden introducir. Por ejemplo, hasta ahora un pasajero podía introducir a la isla 100 cuchillas de afeitar, que ahora se reducen a 20, o 40 pantalones de vestir que pasan a 10. Los viajeros sólo podrán llevar 10 kilos de detergente en lugar de 44; un conjunto de herramientas de mano en lugar de dos; y 24 corpiños en lugar de 48. Aún se permiten cuatro neumáticos para auto, al igual que dos piezas de muebles para bebés y dos televisores de pantalla plana.

Las nuevas normas también aumentan las tarifas que se deben pagar por las mercancías enviadas desde el extranjero, otra fuente importante de productos extranjeros en la isla. El gobierno dice que el objetivo de los cambios es “evitar que determinadas personas empleen los márgenes de importación no comercial establecidos hasta ahora, con el propósito de ingresar al país altos volúmenes de mercancías destinadas a la comercialización y el lucro’’, según explicó el subjefe de la aduana, Idalmis Rosales Milanés, al diario oficial Granma el viernes.

La flexibilización de las normas de viaje por parte de Washington y La Habana en los últimos cinco años permite a los viajeros llevar productos por valor de casi 2.000 millones de dólares anuales. Bienes por entre 1.700 y 1.900 millones de dólares fueron ingresados a Cuba en el equipaje de los viajeros el año pasado y el pasajero promedio trajo mercancías por valor de 3.551 dólares, según un sondeo de 2013 realizado por The Havana Consulting Group, una consultora privada con sede en Florida que estudia la economía cubana.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior