Llegan Vignolo y Latorre, pero sale Vicente: la transformación de Fútbol para Todos

0
158

fpt_0

El Gobierno quiere “limpiar” de política las transmisiones. Se viene las elecciones y la intención es hacer más amigable y deportivo el producto. “El relator militante” queda a un costado.

 

El año 2014 será recordado como el más movido en el Fútbol para Todos. Es que, desde enero a esta parte, las idas y venidas han sido comunes y todavía no está claro hacia dónde va el proyecto. La novedad de que Sebastián Vignolo y Diego Latorre regresan a las transmisiones de los partidos de Primera División vino de la mano de otra noticia: la salida de Javier Vicente, “el relator militante”.

Según se supo este jueves, Vignolo y Latorre regresaban, luego del Mundial, al FTP. ¿Por qué? El entorno de los periodistas asegura que les ofrecieron volver y ellos aceptaron.

La versión más fuerte es que el regreso de Vignolo y Latorre no es una simple cuestión de gustos. Pablo Palladino, director de FPT, tomó la decisión a partir de las directivas que bajan desde Jefatura de Gabinete. No sólo para sumar a los dos periodistas sino para sacar a Vicente del medio.

“Hubo un trabajo de encuestas sobre el producto. Y los resultados dan que la gente quiere una pantalla más cuidada, sin política”.

“Hubo un trabajo de encuestas sobre el producto. Y los resultados dan que la gente quiere una pantalla más cuidada, sin política. Los que vienen no serán meses cualquiera: se vienen las elecciones y se trabaja para eso”, le dijo a Mundo D una fuente cercana al equipo de FPT. 

Con esos números en la mano, y con la empresa Torneos cada vez más fuerte en la producción de contenidos, aquella vieja idea de defender a los leales al proyecto del Gobierno nacional, de un fútbol gratuito pero con una función básicamente política, comenzará a dejar su lugar a una producción más “deportiva”.

Vicente fue comunicado de la decisión al mismo momento en el que se anunció el regreso de Vignolo y Latorre. “En realidad, le dijeron que van a ir rotando. Pero él sabe que no tendrá aire y que, si se lo dan, será para algún partido de Copa Argentina”, agregó la fuente.

La Corte

Vignolo y Latorre fueron contratados por La Corte, la misma productora encargada de llevar adelante Fútbol para Todos, contratada en forma directa por el Estado Nacional. No trascendieron las cifras, pero desde FTP creen que es igual o mayor que lo que percibieron para relatar el Mundial.

“A la gente le gustó mucho lo que vio en la Copa del Mundo de Brasil, por eso regresan”, fue la explicación que recibieron varios periodistas del actual equipo de FTP, que hace una semana cumplió 5 años al aire.

¿Vendrán más cambios? Algunos creen que sí. Torneos quiere seguir “colonizando” el producto y habría retomado las conversaciones con otros periodistas que estuvieron a punto de cerrar con el programa pero que, por presión de La Cámpora, no habrían llegado a un acuerdo.

Y claro, algunos temen también más salidas del aire de aquellos que defendieron a capa y espada el proyecto kirchnerista entre jugada y jugada, y que no tendría lugar en el proyecto.

Hoy, en un escenario de elecciones muy cercano y con el objetivo de volver a seducir al electorado, la lectura es diferente. Lo que pasó con Marcelo Tinelli en enero y febrero de este año, cuando La Cámpora frenó el proyecto y volvió todo a foja cero, parece imposible a esta altura. La influencia política sigue estando, pero la comprensión de que son otros tiempos es más fuerte.

Heridos

La interna en Fútbol para Todos no está fácil. Alejandro Apo fue el primero en dar señales de enojo cuando se quiso ir, luego de sentirse “descuidado” en las negociaciones con Tinelli.

Apo, valuarte del proyecto desde el minuto uno, quedaba afuera del nuevo FTP propuesto por Tinelli en sus primeras charlas con Jorge Capitanich, el jefe de Gabinete. El manoseo que sintió el veterano periodista lo hicieron pegar un portazo.

Paladino lo llamó, lo convenció y Apo regresó al aire, sobre todo porque lo de Tinelli había quedado en la nada y La Cámpora había salido con los tapones de punta, a defender su gente.

Pero el amor duró poco. El Mundial de Brasil puso a Vignolo y, sobre todo, a Latorre, en el centro de una escena que, se suponía, iba a ser de los periodistas leales al proyecto. Para Torneos, aquello ya no importaba. Lo que se buscó era mejorar la calidad de los envíos y por eso se planificó todo en base a las nuevas estrellas.

Vignolo y Latorre relataron a la Argentina hasta el final, lo que provocó un nuevo enojo de Apo, quien volvió a decir que se iba.

Otra vez, lo convencieron y siguió hasta hoy. ¿Hasta hoy?

El otro caso fue el de Vicente. Dejado de lado por Tinelli, como Apo, “el relator militante” mostró perfil bajo y nunca cuestionó públicamente los pasos que se daban en aquellos primeros días del año.

Luego, la cuestión pareció encaminarse hacia el uso político del fútbol, como había sido en los 5 años de existencia, pero ahora vuelve a vivir momentos de incertidumbre.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior