Londres envió una queja por campaña científica en las islas Georgias

0
102

600x0_660730La misión, que busca proteger recursos y también afirmar derechos de soberanía, había sido anunciada por Cristina Kirchner el pasado 2 de abril. El Foreing Office envió una nota de desagrado.

 

 

“En muy poco tiempo, con un buque, vamos a hacer grandes estudios científicos, mientras ellos envían naves de guerra. La guerra sólo le sirve a los que venden armas. Nosotros queremos crear conocimiento. Mientras mandan buques de guerra nosotros vamos a poner sobre el mar argentino un buque científico“.

Con esas palabras, Cristina Kirchner anunciaba el pasado 2 de abril la puesta en marcha de un proyecto de investigación científica en aguas adyacentes y costeras de las islas Georgias y Sandwich del Sur que junto con Malvinas forman parte de la disputa de soberanía con el Reino Unido.

El buque Eduardo Holmberg ya está en aguas del Atlántico Sur desde el pasado 26 de abril, cuando zarpó desde el puerto de Mar del Plata para llevar adelante la iniciativa conjunta entre el Ministerio de Relaciones Exteriores con el de Agricultura, Ganadería y Pesca, que apunta a consolidar la presencia en el archipiélago bajo el paraguas de la Convención para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA).

Sin embargo, y según informa hoy el diario Ámbito Financiero, Gran Bretaña ya hizo saber su descontento a la CCRVMA.

“El Gobierno de Gran Bretaña recibió la notificación de la Argentina sobre la realización de investigaciones en la subárea 48.3, Georgias del Sur, a través de la secretaría de la CCRVMA el 25 de enero de 2013. Como todos los miembros de la convención son conscientes, las islas Georgias y Sandwich del Sur son un territorio de ultramar del Reino Unido. Estamos sorprendidos y decepcionados de que la Argentina no haya tenido la cortesía de comunicar previamente acerca de la investigación que estaba por emprender en nuestras aguas jurisdiccionales“, señala una nota firmada por Jane Rumble, responsable del departamento de Regiones Polares del Foreign Office.

En la nota se advierte que “el Área de Protección Marítima prohíbe el uso de redes de fondo y cualquier actividad de pesca en algunas áreas incluyendo las 12 millas náuticas alrededor de Georgias, Shag Rocks y Clarke Rocks, excepto que se disponga de un permiso”.

La cancillería argentina rechaza esa situación, ya que si bien las Islas están bajo dominio británico, la soberanía, que le corresponde a la Argentina, está en disputa. Además se trata de tareas científicas de un país que es miembro de la CCRVMA y que están orientadas a la conservación del ecosistema antártico.

“La notificación de Argentina sobre la investigación no da detalles precisos acerca del área de operación. Nos sentiríamos muy decepcionados si eligen ignorar el daño potencial en las zonas más vulnerables alrededor de Georgias de las actividades propuestas en la investigación y esperaríamos que se contactaran para garantizar que pueda ser considerado un amplio asesoramiento ambiental”, concluye la advertencia británica.

 

Fuente: Infobae.com