Los clubes cordobeses no fueron ajenos al caos que reinó en la ciudad

0
123

iacc_21Armados, un par de simpatizantes de Instituto ahuyentaron a un grupo de ladrones que querían robar en “Gloriamanía”. Hinchas de Belgrano frenaron un asalto en un local de ropa “Pirata”.

 

Los clubes de fútbol más importantes de la ciudad no fueron ajenos a los robos e intentos de saqueos que pusieron en jaque a Córdoba durante las últimas horas.

Los momentos más críticos se vivieron en la madrugada del miércoles, cuando dos hinchas de Instituto se subieron armados al techo de la sededel club para impedir que un grupo de vándalos saqueara el local “Gloriamanía”.

“El que venga a robarle al club lo matamos”, gritaron los simpatizantes “gloriosos”, que con una escopeta en la mano ahuyentaron a los malvivientes que merodeaban la zona. Quienes presenciaron el hecho, aseguran que estos hombres “estaban dispuesto a todo”.

A ellos se les fueron sumando otros hinchas, incluso una joven que se sentó con un cuchillo en la mano frente a la puerta del club, para que nadie entre.

Los fanáticos de Instituto, que prefirieron mantener en reserva sus nombres, ayer recibieron cientos de mensajes de agradecimiento y apoyo de otros pares en las redes sociales de nuestro diario.

“Soy de Talleres pero me encanta. Eso es defender los colores”, escribió Nicolás Demarchi, usuario de Mundo D en Facebook. “Soy de Belgrano, y tengo que poner la frente en alto por Instituto. Tendríamos todos que tomar este ejemplo. Gracias a esos hinchas por hacer quedar muy bien a Córdoba”, agregó Augusto Santi.

“Demostraron un gran amor al autoconvocarse y defender al club”, contó luego Daniel Peralta, presidente de la institución de Alta Córdoba.

Por la inseguridad que se vivió en las calles cordobesas, tanto Instituto como Talleres ayer suspendieron las prácticas matutinas de sus equipos de fútbol y mantuvieron cerradas sus instalaciones.

En Belgrano, la situación tampoco fue calma: durante la madrugada del miércoles un grupo de ladrones quiso saquear el local “1905”, ubicado en Chacabuco al 30.

“A eso de las cuatro de la mañana intentaron entrar. Salió la gente del bar que está al lado y dio una mano”, contó Daniel Silva, propietario del local que vende ropa y artículos de la “B”.

“Me llamó gente del club para ver si había pasado algo. Por suerte en el de Cañada no ocurrió nada”, agregó Silva.

 

“Es triste ver la ciudad así”

De los tres clubes más grandes de la ciudad, sólo Belgrano se entrenó ayer por la mañana, aunque un par de jugadores no pudieron llegar hasta la práctica y otros sufrieron daños en sus vehículos.

“Es lamentable salir a la calle y ver todo lo que se ve. Ver a la gente prácticamente atrincherada en sus lugares de trabajo, en sus negocios. Creo que con esto se toca fondo”, contó el delantero César Pereyra.

Al ser consultado sobre lo que se dijo en el plantel, el goleador del fútbol argentino agregó: “Hay comentarios inevitables de todo lo que cada uno vivió desde su lugar. Algunos chicos sufrieron daños en sus vehículos. Es triste ver a una ciudad así de golpe, porque fue de un rato para otro”.

Finalmente, “el Picante” le dijo a este diario: “Creo que esto nada tiene que ver con la protesta que están realizando los policías: esto ya es un abuso, no se entiende a la gente entrando a un lugar a sacar bebidas y electrodomésticos”.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior