Manejo de malezas: ¿Cosechadora o sembradora?

0
444

Una máquina que es concebida para cosechar los frutos de la tierra también suele ser un formidable aparato para  diseminar semillas y propágulos de malezas, si es que se descuida su correcta limpieza.

Cosechadora

Cuando comienza la temporada de cosecha, muchas veces las urgencias de los contratistas rurales llevan a cometer el error de salir de una unidad de producción y pasar a otra sin una limpieza de su herramienta. Si el productor no está atento y no chequea ésto, será victima de una ifestación indeseable y con algunas malezas que realmente son una pesadilla. Pero ésto no solo sucede entre distintos campos sino entre lotes de la misma unidad agropecuaria. Por lo tanto es imprescindible tomar en cuenta éste medio de dispersión de “yuyos” que es la cosechadora.

Una visión integral en la lucha contra las malezas

Cuando uno piensa en el control de malas hierbas, lo primero que viene a la mente es un bidón de 20 litros con un herbicida. Pero no es así como debe encararse el tema, sino que uno de los aspectos más importantes para mantener el campo libre de “yuyos” es sencillamente prevenir que éstos  se multipliquen de manera azarosa. Las malezas de por sí ya tienen una alta eficacia para diseminarse y reproducirse, por lo tanto no hace falta que le facilitemos  la tarea.

El control cultural es fundamental en una visión holística de lucha en contra de éste factor adverso a la producción.

Basta con observar lo realizado en los últimos años, es claro y evidente que hemos trabajado intensamente en generar biotipos resistentes a glifosato, por lo tanto el esfuerzo es comenzar a manejar el sistema de forma diferente.

Para comenzar a ejecutar un programa de manejo para biotipos resistentes debemos considerar los siguientes puntos:

•En un programa de control se deben utilizar herbicidas correctamente seleccionados, de diferente modo de acción que el glifosato y en distinta oportunidad de aplicación (pre-emergentes). Se deben aplicar a la dosis recomendada según experiencias zonales.

• Se deben considerar todas las posibilidades de control, no descuidando el control preventivo (evitar la diseminación, limpieza de maquinarias), cultural (fechas de siembra, distancia entre hileras, rotación de cultivos, etc.), mecánico (rastra si fuera necesario) y químico (utilizar todos los herbicidas recomendados solo o en mezcla rotando su modo de acción).

• Mantener controlada las malezas durante todo el desarrollo del cultivo evitando que las mismas  semillen y que éstas se diseminen.

• Completar la eliminación de cualquier planta resistente que haya quedado sin control en el lote, se debe evitar que complete su ciclo.

• Durante la cosecha, dejar sin cosechar los manchones invadidos por estas especies para la última tarea de cosecha, cosechar sucio y realizar la limpieza fuera del lote. Limpiar la máquina cosechadora correctamente antes que la misma abandone el campo y quemar o destruir los restos de la limpieza.

El sorgo de alepo un turista que viaja en cosechadora

De todos los puntos mencionados un factor relevante es la cosechadora, ya en el año 1978 cuando el sorgo de Alepo cubría una extensa área en la pampa húmeda, el Ing. Agr. Carlos De Dios en el INTA Pergamino decía “las evaluaciones realizadas permiten afirmar que la cosechadora es un importante medio de difusión de las semillas de sorgo de Alepo”.

Existen casos comprobados de campos totalmente limpios de malezas resistentes, donde de un año para el otro surgen problemas por la aparición de manchones en forma lineal coincidentes por donde transitó la cosechadora, y principalmente en la zona donde ingresó esta máquina a trabajar al lote.

Esto se debe a que la cosechadora puede  haber provenido de zonas con alta incidencia de malezas, las cuales llegaron a semillar e ingresar a la máquina. Estas malezas que logran producir simientes y completar su ciclo son las mismas especies que en los actuales sistemas productivos son catalogadas como resistentes. Es por esto que se aconseja tomar todos los recaudos de control frente a esa aparición, pero el mejor método es siempre el preventivo. A continuación se explica cómo limpiar la cosechadora antes de que ingrese a un nuevo lote.

Consejos para limpiar la cosechadora de manera correcta

Objetivo: eliminar el 100% de las semillas de malezas resistentes antes de ingresar a un nuevo lote.

Este trabajo incluye consejos prácticos para implementar al momento de realizar la limpieza de las máquinas cosechadoras cuando se sale de un lote y se ingresa a otro, cuyo destino de la producción sea para grano o semilla. De esta manera se trata de evitar la contaminación con simientes de malezas, las cuales por haber permanecido y fructificado en estos lotes se destacan por presentar una fuerte resistencia al herbicida total glifosato.

Pasos para un procedimiento efectivo de limpieza

1) Al finalizar la cosecha en uno de los lotes productivos, el encargado de la tarea y de la máquina deberá realizar la limpieza general de la herramienta tratando de lograr que el flujo de aire llegue de la sopladora a todos los órganos de la cosechadora. Esta limpieza debe realizarse fuera del lote productivo y en  un lugar de trabajo donde estas semillas no puedan germinar y generar un problema. El lugar adecuado es el patio de una casa de campo donde luego se pueda juntar y  destruir esas simientes.

Primer paso-limpieza de la cosechadora

Primer paso-limpieza de la cosechadora

2) En máquinas convencionales poner mucha atención al momento de limpiar el sacapajas, zaranda y zarandón, ya que éstas zonas es dónde mas semillas quedan pegadas e ingresan junto con otros órganos que no forman parte de los granos, como son los restos de vegetales (granza, paja, glumas, cubiertas de espigas, etc.)

Paso 2-limpieza con sopladora mecánica

Paso 2-limpieza con sopladora mecánica

3) Es importante destapar y limpiar delicadamente zonas críticas dónde se alojan éste tipo de semillas, como lo son el sinfín de retorno y de grano limpio.

Paso 3 de la limpieza

Paso 3 de la limpieza

4) Destapar y limpiar la noria de granos del retorno y grano limpio

Paso 4-Limpieza de cosechadoras

Paso 4-Limpieza de cosechadoras

5) Limpiar minuciosamente el cabezal y toda la zona del embocador

Paso 5-limpieza

Paso 5-limpieza

6) Una vez que se limpió con aire a presión (sopladora mecánica) los distintos órganos de la cosechadora, se la debe poner en funcionamiento en vacío con el cabezal embragado y a las revoluciones de régimen. Las fuerzas de vibración que se produzcan ayudarán a expulsar material que haya sido removido durante el proceso de limpieza con la sopladora. 

En ésta operación el variador del ventilador o turbina de la cosechadora deben ponerse a la máxima capacidad. 

Paso 6-Poner en funcionamiento la máquina en vacío

Paso 6-Poner en funcionamiento la máquina en vacío

El INTA PRECOP aconseja después de éste paso hacer pasar por la cosechadora abundante material, como podría ser un rollo de alfalfa desmenuzándolo para que quede distribuido por todo el cabezal, pero muchas veces éste resulta más contaminado todavía que el estado en el que se encontraría la cosechadora de haber hecho correctamente la limpieza hasta ese punto. Queda a criterio y disponibilidad del operario dicho paso. Realmente es engorroso el método, pero muy efectivo, siempre y cuando se repita la etapa de soplado para evacuar cada resto de paja dejado por el material henificado.

No solo la cosechadora es la que lleva semillas de malezas, sino  también los carros tipo tolva que la acompañan en la recolección de granos, por lo tanto hay que limpiarlos a éstos para evitar sumar una fuente de contaminación.

Especial cuidado con la primera media tolva cosechada en lotes destinados a la producción de semillas

Supongamos que la cosechadora entra a un lote destinado a la producción de semilla (práctica muy común en lotes de soja, y cereales de invierno), es muy posible que la primera vuelta perimetral, esté contaminada mayormente por malezas, debido a que por lo general es el lugar en dónde se realiza la primera vuelta de cosecha y por ende el sitio en dónde se produce la mayor infestación. Por lo tanto una vez completada en la máquina una media tolva, se debe descartar ésta, o ponerla aparte del resto del material a cosechar que se supone estará más limpio. Luego del descarte se debe sopletear la tolva autodescargable. También se puede hacer pasar un fardo o rollo de alfalfa para asegurar una limpieza total.

Limpiar el Carro-Tolva que acompaña la Cosechadora

Limpiar el Carro-Tolva que acompaña la Cosechadora

Tomar conciencia y hacer las tareas al pié de la letra según recomiendan los especialistas del INTA, contribuirá a dar lucha efectiva para evitar el desarrollo de malezas resistentes al glifosato. Aunque resulte tedioso limpiar una cosechadora, es uno de los trabajos que se deben tomar con mayor seriedad, ya que hay que evitar aumentar los costos adicionales de control de malezas por un mal manejo.

FUENTE: Ing. Agr. M.Sc. Luis E. Lanfranconi (1), Ing. Agr. M. Sc. Mario Bragachini (2), Ing. Agr. José Peiretti (2), Ing. Agr. Federico Sánchez (2).

(1) INTA A.E.R. Río Primero.
(2) INTA E.E.A. Manfredi Proyecto PRECOP Cosecha

Por: Gastón Pepa | Tw: @gauchitosmu| gastonpepa@hotmail.com