Martina ahora pelea contra la infección

0
211
Ayer fueron sepultados los restos de Paola Acosta, acompañados por familiares y amigos.
Ayer fueron sepultados los restos de Paola Acosta, acompañados por familiares y amigos.
Ayer fueron sepultados los restos de Paola Acosta, acompañados por familiares y amigos.

La niña continúa internada en terapia intensiva en el Hospital de Niños. Su estado es grave por el riesgo de sepsis. Mejoró la condición neurológica.

 

“Por ahora estamos muy preo­cupados por el riesgo de infección, pero al mismo tiempo tenemos la esperanza de que Martina se recupere”.

Con esas palabras resumió ayer a la tarde el director del Hospital de Niños, Néstor Perotti, la situación de la beba de 1 año y nueve meses hallada anteayer en una alcantarilla al lado de su madre muerta, tres días y medio después de la desaparición de ambas.

“La bebé está estable, pero con pronóstico reservado porque no se encuentra fuera de peligro, ya que el riesgo que implica una infección es muy ­importante”, precisó el director del establecimiento donde la niña permanece internada en terapia intensiva, sin asistencia respiratoria.

Según indicó Perotti, recién dentro de 48 horas se podrá tener un panorama más claro que permita valorar con mayor certeza la evolución de Martina.

La preocupación de los mé­dicos se centra en que la beba tiene tres heridas punzocortantes medianamente profundas, que estuvieron en contacto directo con un medio séptico, como lo es una alcantarilla, una de las cuales mostraría signos de infección.

Y, además, los profesionales presumen que la bebé pudo ­haber ingerido algún líquido, que por el lugar donde se la ­halló, también habría estado ­contaminado.

“La niña está recibiendo tratamiento para intentar evitar complicaciones”, afirmó Perotti.

Más conectada

Otra gran preocupación de los médicos era el estado neurológico de Martina, por elshock traumático sufrido y los tres días de total aislamiento y privaciones.

“Pero eso va mejorando, ya que se despertó”, informó el director del Hospital de Niños, al tiempo que aseguró que la niña “está más conectada, ya que ­pudo comunicarse con la tía, a la que le pidió por su mamá”.

El parte médico emitido 
por el Hospital de Niños ayer 
a las 19, informaba en tal sentido que la beba mostraba “evo­lución neurológica lentamente ­favorable”.

Las heridas

De acuerdo con la valoración de los médicos, durante las largas horas que la beba permaneció en la alcantarilla sufrió hipotermia (injuria por frío), falta de alimentación (inanición) y deshidratación. Esas condiciones le provocaron en un principio un desequilibrio metabólico importante, pero pudieron ser superadas con la asistencia médica recibida primero en el Hospital Pediátrico y luego en el de Niños.

“Además, Martina tiene politraumatismos que incluyen hematomas en la carita y en otras partes del cuerpo, y también un golpe en el tórax que le trajo aparejado al comienzo una leve atelectasia pulmonar, es decir una disminución de la ventilación probablemente por una compresión”, informó el ministro de Salud de la Provincia, Francisco Fortuna.

El funcionario también precisó que la niña tiene tres heridas punzocortantes, una en el cuello, otra en el tórax y la restante en el dorso.

Fortuna puntualizó asimismo que no se hallaron daños causados por alimañas.

Otro traumatismo que sufrió Martina fue un síndrome de aplastamiento (o compresión muscular) que le afectó la parte anterior y posterior del muslo derecho. “Por esa compresión máxima, las células musculares se rompen y liberan unas proteínas que pueden provocar un bloqueo de la función renal e impacto en el medio interno”, explicó Perotti, al tiempo que aseguró que esa condición ya fue controlada.

Cómo habría sobrevivido

Consultado el director del Hospital de Niños sobre 
cómo la beba pudo sobre­vivir tantas horas con frío, hambre y sed, además de los traumatismos, Perotti consideró que la clave habría sido la hidratación.

“Lo primero, es que deberíamos estar seguros de que realmente la niña pasó 80 horas en ese lugar”, indicó. “Y si estuvo ese tiempo, la única manera para sobrevivir es que haya ingerido algo de líquido, porque si no lo hubiera hecho, ya al segundo día hubiera tenido una deshidratación muy severa y no hubiera resistido”, consideró. “La falta de alimento no es tan importante como el líquido, porque aunque baja la glucosa, puede sobrellevarse”, afirmó. “Las lesiones no eran de tanta consideración aunque ahora preocupa la infección, y seguramente tuvo mucho frío, pero de alguna manera logró superarlo”, concluyó.

Los hechos

Miércoles 17. Paola Acosta bajó de su departamento en barrio San Martín, con Martina en brazos, para encontrarse con Gonzalo Lizarralde, quien tenía que abonar, por primera vez y por orden judicial, la cuota alimentaria.

Sábado 20. Lizarralde es imputado por homicidio agravado y abandono de persona, y fue trasladado a la Cárcel de Bouwer, donde fue alojado en un pabellón con grandes medidas de seguridad.

Domingo 21. El cuerpo de la mujer es hallado en una ­alcantarilla en Zípoli e Igualdad. La beba estaba con vida sobre su cuerpo.

Lunes 22. En medio de un ambiente de profundo dolor, Paola Acosta fue sepultada. Martina, en tanto, peleaba por su vida en el Hospital Provincial de Niños.
Fuente: Diario La Voz del Interior