No logran reducir los choques en moto

0
127

Aunque apenas disminuyeron, siguen sin bajar de los 10 mil siniestros al año. Son estadísticas del Hospital de Urgencias en 2013.

Ciudadanos-3

Por Redacción LAVOZ

El 2013 volvió a confirmar una triste tendencia que parece irreversible en las calles de la ciudad de Córdoba: las motos volvieron a liderar, holgadamente, las estadísticas de accidentes de tránsito en la ciudad. Fueron casi 28 las personas asistidas por día por siniestros protagonizados en estos vehículos.

Los 10.177 motociclistas heridos por choques de tránsito que fueron atendidos en el Hospital de Urgencias representan el 40,9 por ciento de los 24.877 pacientes a lo largo del año. Apenas 355 heridos, lesionados o golpeados menos que en 2012, año en el que la cifra (10.532) marcó el récord histórico.

Es la primera vez desde 2003 que la cifra de los motociclistas atendidos disminuye. Es que, desde ese año hasta el 2012 los atendidos se habían multiplicado por 3.5 registrando un aumento sostenido.

Los datos surgen del complejo trabajo de compilación que realiza y difunde a través de un resumen estadístico el área de Auditoría Médica del Urgencias, encabezado por el médico David Javier Salvi y ejecutado por Fanny Vega y Luciana Martini.

La cifra tiene mayor relevancia aún si se la pone en contexto con los demás tipos de siniestros.

La realidad marca que si se suman los auxiliados por accidentes de autos (2813), por violencia callejera (2450), accidentes deportivos (1478), de trabajo (981), heridos de armas de fuego (489), arma blanca (334) e intoxicados (832) no se llega a igualar el registro de accidentes en biciclos.

Detrás de los números

Analizando los números se pueden sacar conclusiones frías y sin el contexto adecuado. Por eso, Norberto Brusa, uno de los jefes de guardia del Hospital de Urgencias, ofrece una lectura distinta de una realidad que es más alarmante de lo que ya se observa.

“Hay menos muertos que el año pasado, pero eso no es lo importante, porque no hay menos discapacitados”, explica.

Para Brusa se deben destacar algunas cuestiones importantes, por ejemplo, que la cantidad de muertes por accidentes en moto disminuyó porque “por la cantidad de atendidos, el personal tiene un ejercicio superlativo y está cada vez más capacitado”.

Pero, al mismo tiempo, otra realidad golpea: “Aumentó considerablemente la cantidad de secualizados, que son los que hacen de tapón en el sistema”, comenta y explica: “El sistema de salud se desorganiza totalmente, porque cuando a un tipo le hiciste todo lo que tenias que hacerle y no tenés lugar donde mandarlo a rehabilitar y la familia no está en condiciones de afrontarlo y las mutuales no se hacen cargo, queda estancado en el hospital”.

Además, grafica que “casi el 100% del sector A esta ocupado por este tipo de pacientes” a los que el Hospital de Urgencias no puede darles salida.

Teniendo en cuenta los casi 25 mil atendidos durante el 2013, el profesional define a esa dependencia como “un embudo”. “En otros lugares, como Buenos Aires, la gente tiene varios lugares a donde hacerse atender, acá vienen todos al mismo lugar”, dice y fundamenta: “Se intentó algo con el Hospital Misericordia, con el de Asturias, pero los intentos siempre fracasaron”.

Si hay que determinar una causa a la realidad que colma las camillas del centro de salud de motociclistas, Brusa le apunta a que “no hay ninguna intención política educativa en serio”.

Al respecto, critica la reciente ley de alcohol cero porque no se trata de una “medida preventiva”, sino “recaudadora”. “En vez de eso, hay que hacer una ley de educación para concientizar, con eso se logra prevención primaria, no multar cuando ya es tarde”, sentenció.