Obama reconoce que EE.UU. subestimó el avance del ISIS

0
153
Preocupación. El presidente de EE.UU., Barack Obama, en una disertación en Washington, el viernes pasado.
Preocupación. El presidente de EE.UU., Barack Obama, en una disertación en Washington, el viernes pasado.
Preocupación. El presidente de EE.UU., Barack Obama, en una disertación en Washington, el viernes pasado.

En una entrevista, el presidente dijo que la Inteligencia Nacional se centró en la lucha contra Al Qaeda en Irak. Y que, por el caos de la guerra civil en Siria, no advirtió el crecimiento del yihadismo.

 

En una entrevista con la televisión de su país, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer que los servicios de inteligencia norteamericanos subestimaron el ascenso del grupo yihadistaEstado Islámico (ISIS), que con violentas matanzas avanza ganando territorios en Irak y Siria, donde proclamó su califato.

“Nuestro director de Inteligencia Nacional, Jim Clapper, reconoció que, creo, subestimaron lo que estaba pasando en Siria”, aseguró Obama, según extractos de la entrevista con el programa 60 Minutes de la cadena CBS.

En el reportaje, el mandatario desarrolló su versión de que la milicia extremista sunnita se mantuvo “bajo tierra” durante la última década mientras las tropas estadounidenses lucharon contra Al Qaeda en Irak, pero la “inestabilidad” causada por la guerra civil en Siria les dio espacio para prosperar.

“En el último par de años, durante el caos de la guerra civil de Siria, donde hubo enormes franjas del país completamente sin gobierno, fueron capaces de reconstituirse y aprovecharse de ese caos”, indicó en la entrevista grabada el viernes.

Con esa explicación, el mandatario justificó el haber vuelto a embarcarse en una ofensiva militar en Oriente Medio, después de haber puesto fin a la guerra en Irak en 2011 y ordenar el retiro de la mayoría de las tropas norteamericanas de Afganistán a finales de este año.

Desde hace más de un mes, Washington bombardea las posiciones del ISIS en el norte y oeste de Irak y en las últimas semanas expandió esa ofensiva militar a la vecina Siria. Con el pasar de las semanas, Obama sumó importantes aliados como Francia, Reino Unido, Holanda y Dinamarca en Irak; y las monarquías conservadoras y autoritarias del Golfo Pérsico en los ataques contra el norte de Siria.

Casi como una contraposición a su coalición, Obama destacó que ISIS también reclutó combatientes extranjeros desde Europa, pasando por Estados Unidos, Australia y en el mundo musulmán, y Siria “se convirtió en el epicentro de los yihadistas de todo el mundo”.

Desde la Casa Blanca, el mandatario explicó que los islamistas del ISIS tuvieron una campaña comunicacional “muy inteligente” en las redes sociales y también contaron con algunos militares que formaron parte del Ejército iraquí de la época de Saddam Hussein, el presidente derrocado por la invasión estadounidense de 2003.

“Por eso es tan importante para nosotros reconocer que parte de la solución va a ser militar”, señaló Obama que apuntó a la necesidad de reducir el espacio de acción de la milicia, su capacidad armamentística y de abastecimiento, y cortar su financiación.

Pese a que el centro de la estrategia que expuso hace unas semanas es estrictamente militar, el presidente estadounidenses sostuvo que es necesario “llegar a soluciones políticas en Irak y Siria, en particular, pero en Oriente Medio en general”.

La coalición internacional liderada por Estados Unidos bombardeó ayer la entrada de la principal planta de gas del país, en lo que parece una advertencia a ISIS para que abandone las instalaciones que controla, según una ONG. “La coalición internacional golpeó por primera vez la entrada y la zona de oración de la planta de gas de Coneco. Está controlada por el ISIS, y es la mayor de Siria”, dijo ayer el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman. En el ataque “no murió ningún yihadista, aunque algunos resultaron heridos”, agregó. “Parece que la coalición internacional intenta forzar a los yihadistas a abandonar la planta”, dijo.

La planta de gas de Coneco se encuentra en la provincia Siria de Deir Ezor (este), la más rica en petróleo del país y situada junto a la frontera con Irak.

También ayer, los bombardeos golpearon cuatro refinerías de tamaño modesto utilizadas por el ISIS, así como el centro de comando y control del grupo en el norte de Raqqa, según el Centro de Comando estadounidense (Cetcom) encargado de Oriente Medio.

En los últimos días, la coalición encabezada por Estados Unidos ya atacó al menos 12 refinerías controladas por el grupo yihadista en el este de Siria, ataques con los que busca cortar una importante vía de ingresos para los extremistas, que venden de contrabando el petróleo a través de Turquía.

Después de que el Parlamento británico aprobara la participación de Reino Unido en la campaña aérea sólo en Irak, el ministro de Defensa Michael Fallon dijo ayer que los cazas británicos Tornado “ya sobrevuelan a diario las zonas de combate”, y están ya “listas para ayudar a las tropas de infantería (iraquíes y kurdas) en caso de enfrentamientos” contra el ISIS. En Siria, los ataques aéreos están siendo efectuados por aviones norteamericanos, jordanos, sauditas y emiratíes.

 

Fuente: Diario Clarín