Para la Justicia, Oscar Pistorius no quiso matar a su novia

0
146

Pistorius-llorando-veredicto-tribunal-AFP_CLAIMA20140911_0149_27

En la lectura de la sentencia, la jueza descartó que haya premeditado asesinar a Reeva Steenkamp. Aún pueden condenar al atleta paralímpico por homicidio involuntario. 

 

Un año y medio después de que Oscar Pistorius disparara y matara a su novia, Reeva Steenkamp, en su casa en medio de una noche oscura de febrero, el tribunal Superior de Pretoria declaró que no hay pruebas suficientes para considerar que el atleta sudafricano mató de forma premeditada a su pareja. Esto deja abierta la posibilidad de una condena por homicidio que no se conocerá hasta el final de la lectura del veredicto.

La jueza Thokozile Masipa afirmó que la Fiscalía no ha conseguido demostrar “más allá de la duda razonable” que el atleta planeara la muerte de su pareja.  “Se deduce que el acusado creía que su vida estaba en peligro, y por lo tanto no puede ser hallado culpable de homicidio voluntario”, declaró la magistrada, que todavía puede condenar al atleta por homicidio involuntario o absolverlo.

El no haber tenido intención de matar fue siempre el argumento del atleta, quien aseguró frente al tribunal que amaba a Reeva y no quiso matarla. “La noche era muy oscura. Sentí mucho miedo al creer que había alguien en el baño. Como no tenía mis prótesis, me sentí muy vulnerable (…) Disparé contra la puerta del baño, y grité”, añadió Pistorius a través de su declaración frente a la Justicia, en febrero de este año.

El veredicto de la jueza criticó duramente al corredor, a quien calificó de testigo “contradictorio” y “evasivo”, aunque esto, como ella misma especificó, no le convierte en culpable.

Masipa – que podría absolver o condenar por homicidio al atleta – destacó que varias partes de la versión de los hechos del atleta carecen de sentido, aunque también desechó la declaración de los testigos principales de la acusación, al considerarlos “no fiables”.

El sudafricano se convirtió en los Juegos de Londres de 2012 en el primer atleta con las piernas amputadas en correr en unas Olimpiadas con deportistas no discapacitados, lo que le dio fama mundial como ejemplo de superación y coraje.

 

Fuente: Diario Clarín