Para las Pyme cordobesas, la presión fiscal es lo más grave

0
107

Según una encuesta de Adec, tres de cada cuatro creen que afecta sus oportunidades. El acceso al financiamiento, a personal calificado y a proveedores, también impacta.

11-pyme

Por Redacción LAVOZ

La reducción de los márgenes en los negocios y la suba de los impuestos hacen que las empresas cada vez sufran más el peso tributario.

De hecho, esta cuestión es el problema número uno para las firmas cordobesas, independientemente del sector al que pertenecen.

El dato surge de una encuesta que realizó la Agencia para el Desarrollo Económico de la ciudad de Córdoba (Adec) –una organización conformada por las cámaras empresariales y los colegios profesionales locales– entre 170 pequeñas y medianas empresas de la ciudad.

Al ser consultadas sobre cuál consideraban que era el principal problema que impacta en su competitividad, el 74 por ciento señaló a la presión impositiva.

Este tema es prioritario para todos los sectores de actividad económica. En el comercio, es el principal para el 95 por ciento de los encuestados. En la industria y los servicios, el porcentaje está cerca del promedio (73 y 70 por ciento, respectivamente).

La encuesta es sobre la percepción que tienen los empresarios. En este caso, los ejecutivos estiman que la carga impositiva es elevada y perjudica notablemente su rentabilidad.

En Adec indicaron que, si bien esta encuesta no es una muestra con conclusiones que se puedan extrapolar al resto, debido al procedimiento, la preocupación sobre los tributos es compartida también por el resto de los empresarios y por las distintas cámaras.

De hecho, en los días previos a la Navidad, la Adec difundió un duro documento que hizo eje sobre esta cuestión. Fue la primera vez que esta entidad se manifestó de esta manera.

“Los que ponemos en valor y hacemos que el motor de la economía tenga la dinámica y productividad necesaria para el crecimiento de nuestra nación vemos agobiante la presión tributaria que se ejerce sobre la actividad económica, producto de un Estado que en sus distintos estamentos opera con 
escasa eficiencia y eficacia (provocando un deterioro de la competitividad), dejando desamparados a los ciudadanos que le delegan el poder”, señalaba el manifiesto.

Financiamiento, personal y abastecimiento. En segundo lugar en la preocupación de las Pyme cordobesas de los tres sectores, surge el acceso al financiamiento, con el 57 por ciento de las respuestas.

Esta problemática es más relevante en el comercio (65 por ciento), pero sigue siendo importante en la industria (58) y en los servicios (55).

El tercer problema es el acceso al personal calificado (43 por ciento). Aquí, el sector más preocupado es la industria (54 por ciento), mientras que para el comercio y los servicios ronda el 35 por ciento.

Problemas de demanda o clientes (40 por ciento) y el abastecimiento o los proveedores (38 por ciento) sobresalen en cuatro y quinto lugar. En el primer caso, es más relevante para los servicios (48 por ciento), mientras que la relación con proveedores es vista como conflictiva para el 65 por ciento de los comerciantes.

95%. Presión impositiva. Para el 95% de las Pyme del sector comercio, este es el principal problema.

57%. Acceso al financiamiento. Las Pyme de todos los sectores lo señalan como el segundo problema para la competitividad.