Preocupa seguidilla de violentos asaltos

0
235
No llegó al banco. El hombre fue abordado en el Cerro de Las Rosas.
No llegó al banco. El hombre fue abordado en el Cerro de Las Rosas.
No llegó al banco. El hombre fue abordado en el Cerro de Las Rosas.

En un sanatorio terminó un hombre que sufrió una golpiza por motochoros, cuando iba a un banco. La banda escapó con medio millón de pesos. Comerciante sobrevivió a un robo a balazos. Rompepuertas atacan casa y queman el auto de la víctima.

 

La ola de inseguridad que se registra en Córdoba Capital sigue sin freno: una serie de violentos asaltos callejeros se registró en las últimas horas en distintos puntos.

Entre los últimos episodios conocidos, ya que muchos ilícitos son ocultados por la Policía, un comerciante terminó en un sanatorio a raíz de la golpiza que sufrió al ser asaltado por motochoros que lo abordaron cuando se dirigía a un banco a depositar alrededor de 500 mil pesos, en Cerro de las Rosas. Mientras que un vecino, en tanto, salvó su vida providencialmente luego de que un par de delincuentes lo atacara a balazos en el marco de un robo en Marechal. Otro hombre, por otro lado, pasó un muy mal momento con su madre, cuando un grupo de “rompepuertas” ingresó a su casa, en San Marcelo.

Culatazos cerca del banco

La serie de salideras y entraderas bancarias, tal como se informó en La Voz del Interior el lunes, ha recrudecido en la Capital.

Con diversos golpes en la cabeza terminó un hombre que ayer fue emboscado por cuatro delincuentes armados –que se movilizaban en dos motos– y que lo asaltaron cuando se disponía a depositar una fuerte suma de dinero. Fuentes oficiales confirmaron que el monto rondaba los 500 mil pesos.

La víctima fue abordada a 50 metros del banco al que se dirigía, en el Cerro de las Rosas. El hombre había retirado el dinero momentos antes de una empresa ubicada en el Centro. No caben dudas de que los ladrones contaban con un dato certero.

Todo sucedió en calle José Gigena al 2000 a media mañana, justo donde hay una garita de seguridad donde, por la hora, no había nadie. El hombre se bajó de su Ford Focus y, según testigos, fue encañonado por ladrones que comenzaron a exigirle la mochila con el dinero.

Al menos dos de los ladrones comenzaron a pegarle culatazos en la cabeza, mientras sus cómplices se apoderaban del botín.

Los golpes fueron tan fuertes que un revólver se rompió.

Al escuchar el griterío y ver el tumulto, unos vecinos qui­sieron acercarse para ayudar. Fue entonces que uno de los ladrones hizo un disparo al aire, mientras otros apuntaron a los frentistas de forma amenazante para que nadie interviniera.

A 50 metros está la Rafael Núñez, donde hay varios bancos y policías apostados. Esto no fue impedimento para los motochoros que huyeron a toda velocidad. No fueron detenidos.

Le dispararon y se salvó

Tampoco fueron capturados los delincuentes que, el lunes a la tarde, asaltaron a un vecino cuando salía de su fábrica en calle Pedro Arata al 2500 en barrio Marechal. Los delincuentes comenzaron a exigirle el dinero que llevaba y la víctima, Daniel Maluf, atinó a encerrarse en su vehículo, un Suzuki Grand Vitara, como reacción.

Fue entonces que uno de los asaltantes le efectuó tres disparos directos hacia la cabeza.

Maluf alcanzó a tirarse sobre el lado del acompañante y se salvó. Los maleantes se apoderaron de unos 300 pesos en efectivo y escaparon.

En las proximidades hay una dependencia policial.

“El tipo me apuntó y comenzó a disparar. Fue un verdadero milagro que no me haya dado”, contó Maluf a radio Mitre.

Robo, fuga y venganza

Los ladrones rompepuertas siguen robando sin pausa en la Capital. En las últimas horas, una banda de delincuentes logró entrar a una casa, tras destrozar la puerta de calle, y asaltó a un hombre y a su madre, en su casa de barrio San Marcelo (zona noroeste de la Capital).

El muchacho, Gustavo Chacón, se enfrentó a los golpes con uno de los ladrones. Fue entonces que el cómplice se subió a su utilitario Fiat Fiorino y escapó tras romper, a su vez, un portón. Los ladrones robaron algo de dinero. “La Policía los vio pasar a fondo en el auto por barrio Los Boulevares, pero no lo pararon”, contó Chacón.

Como represalia, por el asalto frustrado, los ladrones quemaron por completo el coche en barrio Marqués Anezo.

No fueron atrapados.

Más patrulleros

Policía. Cuarenta y cinco ­patrulleros Fiat Siena fueron ­entregados a la fuerza policial, para el distrito Capital. Además, el Gobierno adquirió 1.500 pistolas calibre 9 milímetros, uniformes y calzado.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior