Productor acusa al Gobierno por rotura de silobolsas

0
223
SILO ROTO. Imagen publicada por Luis Dillon.
SILO ROTO. Imagen publicada por Luis Dillon.
SILO ROTO. Imagen publicada por Luis Dillon.

Fue en Idiazábal, en el sudeste cordobés. Luis Dillon dijo que el Ejecutivo nacional «fogonea» estas cuestiones. Había almacenadas 500 toneladas de soja.

 

Un productor agropecuario Luis Dillon, quien denunció la destrucción de tres silobolsas en su campo de Idiazábal, responsabilizó hoy del ataque al Gobierno nacional, que «fogonea estas cuestiones» cuando acusa de «especuladores» a quienes desarrollan tareas en ese sector.

Dillon aseguró que en «la noche del viernes o sábado por la madrugada aparecieron tres silobolsas totalmente destruidos» en su campo de la la localidad ubicada en el sudeste provincial, cerca de Bell Ville, a 232 kilómetros de la ciudad de Córdoba.

«No sabemos quién entró e hizo ese desastre», manifestó, a la vez que expresó su «bronca e impotencia» por lo ocurrido.

Este fue un nuevo ataque de este tipo, que dejó esparcido en el campo unas 500 toneladas de soja, similar a los denunciados en las últimas semanas en La Pampa, Buenos Aires y otros puntos de Córdoba.

«Nos asusta el cuestionamiento de la propiedad privada por parte del gobierno, que nos acusa permanentemente de especuladores y no sé cuántas cosas más», advirtió Dillon.

El productor interpretó que «cuando se fogonea estas cuestiones, termina pasando esto».

«Da mucha bronca que el mismo gobierno instigue este tipo de cuestiones», agregó, ya que consideró que el gobierno «está desconociendo la propiedad privada» a través de los «dichos de la Presidenta».

Pérdida

Asimismo, aseguró que las silobolsas aparecieron «cortajeadas en distintos sentidos» por lo que «está clarísimo que ha sido (un caso de) vandalismo».

El hecho lo causó «alguien premeditadamente» que «se metió en el campo a pie porque no encontramos rastros de vehículos. Se han metido en nuestra casa, que es propiedad privada», manifestó.

De la soja que quedo desparramada en el campo, explicó, «300 toneladas ya estaban vendidas» con el objetivo de «pagarle al sembrador, al fumigador, la compra de semillas, de fertilizantes, los impuestos», ya que los productores guardan el grano como «moneda» para generar un «resguardo de valor» porque el peso «no sirve» en ese sentido, destacó.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior