Protestas por tierra y agua en Gualeguaychú contra la ex Botnia

0
125

0010325466Ambientalistas y vecinos volvieron a reclamar tras la autorización que recibió la pastera para aumentar su producción.

 

La caravana náutica partió pasado el mediodía de etse domingo desde la ciudad hasta la zona ubicada frente a la planta de papel en Fray Bentos, mientras que la protesta terrestre salió del paraje de Arroyo Verde y llegó a las 15 al puente internacional General San Martín, vía que comunica a la Argentina con Uruguay.

“El conflicto no está solucionado. Demostremos una vez más que Gualeguaychú no acepta la presencia de la empresa ilegal y contaminante Botnia-UPM en la cuenca del río Uruguay”, expresó la convocatoria.

Los ambientalistas volvieron a las protestas –luego de un impasse por las elecciones– días después de que el gobierno de José Mujica renovara la autorización ambiental a la planta de UPM y anunció que la empresa se adecua a los requerimientos que Montevideo pidió para otorgarle un incremento en la producción.

El viernes, el ministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio ambiente, Francisco Beltrame, firmó una nueva autorización ambiental de operaciones para la planta de la finlandesa UPM (ex Botnia), renovación que se produce cada tres años, informó el diario La República este domingo.

Beltrame dijo al matutino que la fábrica ya está implementando medidas que exigió Uruguay el mes pasado al autorizar a la planta un incremento de su producción de 1,1 a 1,2 millones de toneladas anuales, medida que encrespó la relación con la Argentina. “Se están adecuando las instalaciones, en torno al patio de almacenamiento de la planta, para evitar el arrastre del lodo de cal”, señaló Beltrame.

Montevideo otorgó la ampliación en la producción, pero exigió a la empresa la instalación de una torre de enfriamiento para asegurar que los fluidos que llegan al río Uruguay tengan temperatura debajo de los 30 grados. A su vez, se solicitó rebajar el contenido de fósforo de los desechos.

Asimismo, la resolución firmada por Beltrame pide “el control diario de la carga de fósforo que ingresa al sistema de tratamiento biológico y la que se vierte con el efluente final. También se exige adecuar las instalaciones existentes en el  entorno del patio de almacenamiento de la planta, en un plazo de 3 meses”, señala el matutino. Argentina ha dicho que acudir  a la Corte de La Haya si Uruguay no rectifica el permiso de ampliación.

 

Fuente: Infobae.com