Rastrearán al insecto de la leishmaniasis

0
672

La Provincia arranca hoy un monitoreo en Unquillo. Allí se detectó un caso sospechoso de la variante cutánea.

mosquito_1

Por Redacción Día a Día

El Área de Epidemiología del Ministerio de Salud provincial rastreará a partir de hoy el insecto que transmite la leishmaniasis. El monitoreo comenzará en Unquillo, ciudad en la que se detectó un caso sospechoso de la enfermedad, de la variante cutánea. La información fue confirmada por Marcela Miravet, secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de Córdoba.

La leishmaniasis es una enfermedad infecciosa que es transmitida por insectos parecidos a los mosquitos. Se llaman Lutzomyia y pertenecen a la familia de los “flebótomos”. El monitoreo se realizará en seis localidades de la provincia y arrancará este viernes en Unquillo.

¿Por qué comienzan ahí? El 29 de octubre de este año, el servicio de Dermatología del Hospital Pediátrico atendió a un joven con síntomas compatibles a la enfermedad, en su variante más benévola (la cutánea). El caso aún no fue confirmado, aseguró Miravet, pero la mera sospecha amerita que el monitoreo comience en Unquillo.

Esta pesquisa se realiza con trampas lumínicas y cebo de material orgánico. Es diferente a la que se utiliza para el Aedes aegypti. Este último mosquito se viene monitoreando desde 2009, todos los años. El flebótomo en cambio comenzó a rastrearse el año pasado por equipos de Epidemiología provincial (la Universidad Nacional de Córdoba lo hace desde 2007). La idea es que el estudio pueda sistematizarse en una vez al año. En caso de encontrarse el vector, dos veces por año.

En 2007, especialistas del Centro de Investigaciones Entomológicas de Córdoba (CIEC) de la Universidad Nacional de Córdoba hallaron el insecto en Altos de Chipión, al noreste de la provincia.

¿Qué es?

La leishmaniasis es una enfermedad infecciosa. La variante cutánea se transmite a través de la picadura de un insecto muy pequeño (2 a 4 mm). Cuando este pica a un perro infectado con el parásito, al tomar su sangre también lo ingiere. La próxima vez que pique a otro perro o persona, el parásito pasará a ellos infectándolos. No se transmite persona a persona ni con el contacto directo con los perros.