Reunión con Cristina: al final, Soros viene por el girasol confitado

0
431
Cristina Kirchner y George Soros se reunieron en septiembre de 2012 en Nueva York.
Cristina Kirchner y George Soros se reunieron en septiembre de 2012 en Nueva York.
Cristina Kirchner y George Soros se reunieron en septiembre de 2012 en Nueva York.

La Presidenta descartó negociaciones para cerrar el conflicto con los fondos buitre. El financista invirtió en una planta de girasol.

 

El multimillonario, filántropo y “buitre bueno” George Soros viene por el girasol confitado. Así lo confirmó la propia Presidenta Cristina Kirchner, anoche, al cerrar con una rueda de prensa su visita a Nueva York. “Con Soros no hablamos del tema de los fondos buitre” aclaró Cristina, para inmediatamente pasar el aviso: “El jueves voy a Ezeiza a inaugurar una inversión que hará Soros, una planta de girasol confitado… no me pregunten qué es eso pero es una cosa muy sofisticada e importante ”

La Presidenta desechó, al menos en público, que George Soros esté trabajando para ayudar al Gobierno a solucionar el conflicto que mantiene con los fondos buitre por la sentencia aún impaga de 1.650 millones de dólares. El fallo del juez Thomas Griesa le impidió al país, por ahora, concretar el pago de un cupón de intereses de los bonos del canje emitidos bajo la ley de Nueva York.

La información sobre el contenido de la charla que mantuvo con Sorosechó por tierra la versiones que daban a Soros casi como un “salvador” que rescataría a la Argentina de la incómoda situación de default en la que cayó el 30 de julio.

Eso no quiere decir que no haya negociaciones que aún no se hayan hecho públicas, pero por la información que circula en torno a este espinoso tema, todo hace pensar que las novedades deberán esperar al 1 de enero de 2015, cuando quede sin efecto la cláusula RUFO, que impide negociar con los fondos buitre algo mejor que lo recibido por los bonistas que sí entraron al canje.

La visión del Gobierno sobre los negocios de Soros en la Argentina ha cambiado radicalmente con el paso del tiempo. En 2006, por caso, el Gobierno impidió, con ayuda financiera del por entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez, que el fondo de inversión Adecoagro -vinculado a Soros- comprara una parte de la láctea SanCor acambio de ayudarla a sanear un pasivo financiero de 200 millones de dólares.

Ahora, Soros es tratado como amigo. Cristina resaltó anoche la inversión de casi 500 millones de dólares que hizo el financista para comprar el 3,5% de las acciones de YPF y de lo que implica la nueva ley de hidrocarburos. El multimillonario adquirió más de 8 millones de acciones por un valor que ronda los US$ 450 millones, y se convirtió en el cuarto mayor tenedor de acciones de la petrolera estatal.“El sabe dónde pone la plata” concluyó Cristina, en tono aprobatorio.

 

Fuente: Diario Clarín