Santuarios: espacios urbanos para la devoción popular

0
967

En cientos de oratorios al aire libre en la ciudad de Córdoba, la gente rinde culto a vírgenes y santos. Son construidos y mantenidos por sus seguidores.

8-d

gerpan's picturePor German Pandolfi

Los cordobeses no sólo profesan en las iglesias su fe y devoción religiosas. A diario, muchos también se congregan en santuarios, grutas y ermitas construidos en plazas, parques, ciclovías y espacios verdes de la ciudad de Córdoba (ver además El fenómeno de la gruta de Santa Rita de Casia).

De hecho, hay cientos de santuarios urbanos –pequeños o grandes, y de diversos forma­tos– con imágenes de la Virgen María en sus diversas advoca­ciones (“de la Medalla Milagrosa”, “del Rosario del Milagro” y “de Lourdes”, por citar ejemplos) que son visitados cada día por numerosos fieles, ya sea para rezar, pedir por salud o trabajo, agradecer por los favores recibidos, rogar por familiares y amigos, o simplemente persignarse al paso.

También abundan oratorios en honor a santos (por caso, San Expedito), en los cuales los devotos depositan esculturas e imágenes. Otros rinden culto al Gauchito Gil, la Difunta Correa y el cura Brochero, próximo a ser beatificado. En muchos casos, se ven figuras de Jesús adulto, del Niño Jesús en brazos de su Madre y del Sagrado Corazón.

● Mapa con los santuarios de la ciudad de Córdoba

Los santuarios urbanos son creados en espacios públicos por seguidores de célebres figuras religiosas, en general a causa 
de un incontenible mandato in­terior. “La Virgen me lo pidió”, “somos creyentes de este santo” y “había que levantarle un templo en la plaza”, son algunas de las razones más comunes que esgrimen los devotos.

En los templetes abundan rosarios, velas encendidas, crucifijos, obsequios, placas recordatorias, oraciones y leyendas con súplicas. Suelen estar iluminados para que resalten en horas nocturnas. En algunos hasta se ven monedas o billetes junto a las imágenes religiosas. Y varios están coronados en su extremo por cruces gigantes.

Algo que sorprende es que hay gente que arroja las cenizas de sus seres queridos en los santuarios, por voluntad del difunto o convicciones personales.

Bien cuidados

Lo que más llama la atención de los santuarios urbanos es lo bien cuidados que están. Casi todos están impecables: limpios, prolijamente construidos con materiales, repletos de plantas y flores (como verdaderos jardines), con bancos para sentarse alrededor y varios hasta con pisos cerámicos.

El gran secreto es que estos templetes son mantenidos por vecinos de barrios próximos, que concurren periódicamente sin más “remuneración” que la fe inquebrantable por la Virgen o el santo venerado. Estos “padrinazgos” ­espontáneos se cumplen a raja­tabla: si alguien no puede alguna vez, otros vecinos toman la posta y van a cuidar los oratorios.

Las imágenes de vírgenes y santos están depositadas dentro de cajas de vidrio, material o enrejadas. Pero, por ejemplo, las esculturas de la Virgen de la Medalla Milagrosa en calles Duarte Quirós y Cirilo Correa o de la Virgen de Lourdes en avenida Sabattini al 1900 se encuentran a la intemperie.

Fernando Nota, residente en barrio Crisol Norte, acostumbra orar frente a esta Virgen de Lourdes. Dice que concurre “gente mayor” y que vecinos de barrios Maipú 2ª y Lourdes mantienen el lugar. “Suelen pintar la escultura de la Virgen, cortar el pasto y cambiar luces”, destacó.

A diferencia del mobiliario urbano, los santuarios rara vez sufren actos vandálicos, acaso porque hasta a los delincuentes los intimida atacar íconos religiosos.

Rezos y procesiones

En algunos oratorios hay días y horarios fijos para rezar, por ejemplo en la plaza de calles Learte y Asturias (barrio Altos Sud de San Vicente), en honor a la Virgen del Rosario del Milagro. Carlos González, quien vive a metros del santuario, cuenta que mucha gente va a rezar el rosario los días 3 de cada mes y resalta que una vecina mantiene la gruta.

En otros santuarios, la gente realiza procesiones para celebrar a la Virgen o el santo en su día, como ocurre los 22 de mayo en la gruta de Santa Rita de Casia, ubicada en la ciclovía de avenida Costanera y La Serna (barrio Villa Cabrera).

La Virgen de Schoenstatt tiene numerosos templetes a lo largo y a lo ancho de la ciudad (hay uno junto a las vías ferroviarias de Cardeñosa al 2800). Esto ocurre porque existe un apostolado para que su imagen esté presente en la mayor cantidad de lugares posibles.

En muchos casos, también hay diminutos oratorios en esquinas de veredas (por caso, 
el de la Virgen de Santa Rosa en la esquina de Vélez Sársfield y Arica) o en canteros que dividen calles (Pueyrredón y Vieytes, por ejemplo).

¿Una curiosidad? La Virgen del Rosario de San Nicolás que está en la plaza de calles Retamoso casi Nancibene (barrio Parque Chacabuco) es un cuadro, no una escultura. Su santuario es simple y con techo de madera.

Dónde están

Duarte Quirós casi Bolívar, Centro. Virgen de la Medalla Milagrosa.

Sabattini al 1900, barrio Maipú 2. Virgen de Lourdes.

Costanera y La Serna, barrio Villa Cabrera. Virgen de Santa Rita de Casia y San Expedito.

Pueyrredón casi Vieytes, barrio Alto Alberdi. Virgen del Rosario de San Nicolás.

Nazaret y Gaspar de Gaete, Escobar. Virgen de Fátima.

Armada Argentina y Lago Argentino, Villa El Libertador. Virgen María Estrella de la Nueva Evangelización.

Duarte Quirós y Cirilo Correa, en Teodoro Fels. Virgen de la Medalla Milagrosa.

Av. Sabattini al 3400, barrio Mirador. Virgen del Rosario del Milagro.

Deán Funes y Orgaz, barrio Alberdi. Virgen María Auxiliadora.

Roberto Viola al 2930, Alto Verde. Virgen María.

Vélez Sársfield y Arica, barrio Residencial Santa Rosa. Virgen de Santa Rosa.

Argensola y Florencio Sánchez, barrio Los Paraísos. Virgen de Luján.

Costanera, Octavio Pinto y Podestá, barrio Villa Páez. Virgen de Schoenstatt.

Learte y Asturias, en Altos Sud de San Vicente. Virgen del Rosario del Milagro.

O’Higgins al 4530, barrio Villa San Carlos. Virgen de Lourdes.

Suárez de Figueroa y Alonso de la Cámara, barrio Marqués de Sobremonte.Virgen de los Dolores.

Av. del Trabajo al 1870, barrio Guayaquil. Virgen de Schoenstatt.

Retamoso y Nancibene, en Parque Chacabuco. Virgen del Rosario de San Nicolás.

Vélez Sársfield y Bermudas, en Cabo Farina. Virgen de la Medalla Milagrosa.

Rotonda Las Flores, barrio Las Flores. Virgen del Rosario del Milagro.

Cardeñosa al 2580, barrio La France. Virgen de Schoenstatt.

Enfermera Clermont y 12 de Octubre, Alberdi. Virgen del Rosario de San Nicolás.