“Secuestro virtual” en country cordobés incluyó la actuación de los ladrones

0
173

secuestro-1

Un joven de 17 años creyó que su padre estaba secuestrado y rompió una caja fuerte para sacar una importante suma de dinero.Los delincuentes habrían llamado desde Bouwer. Consejos para evitar los secuestros virtuales.

 

Un adolescente de 17 años, habitante de un country ubicado en la zona oeste de la ciudad de Córdoba, fue víctima de un “secuestro virtual” que incluyó hasta la actuación de los ladrones que se hicieron pasar por su padre.

María, nombre ficticio de la madre del chico, contó que a su hijo lo tuvieron unos 40 minutos al teléfono. Los ladrones, presuntamente llamaron desde Bouwer, y bajo el ardid de que tenían secuestrado al padre del joven, hicieron que el chico rompiera una caja fuerte y entegara una importante suma de dinero.

“Todos los ahorros que teníamos”, contó la mujer.

El caso

“Esta gente va un paso más adelante y van cambiando las tácticas. El lunes mi hijo no asiste al colegio, medio dormido atiende el llamado, lo llaman diciendo que era el guardia y le dicen ‘quién sos, quién habla’, y él le dice el nombre, y ese fue el primer error”, contó la mujer en diálogo con el programa Aquí Petete, de radio Mitre 810.

El padre del chico justo estaba de viaje, lo que llevó al joven a creerle a los ladrones.

“Alguien actuaba con la voz del papá y que gritaba, lloraba, y le decía, ‘hijo, dale todo’, y eso lo desesperó. Como que era la misma voz y hacía gritos de dolor”, contó la mujer.

“Le dicen andá buscá la caja de herramientas, para que rompa la caja fuerte, y este chico intentó romper la caja, al final cuando ellos escuchan todo el trabajo que estaba haciendo a él le decían ‘agarrá un martillo'”.

El jovencito siempre estuvo convencido que estaba salvando la vida de su padre.

La entrega del dinero

Los ladrones sabían todo y hasta conocían dónde estaban las cámaras de seguridad en la zona cercana a La Calera.

“Lo hicieron salir de la casa, se fue para la avenida del country y le hicieron doblar una cuadra antes sobre una calle de tierra, porque los domosque están en el barrio están una cuadra más allá”, dijo la mujer.

Tras llegar a una calle de tierra, llegaron dos mujeres “una en moto y otra caminando” a las cuales el joven le entregó el dinero.

“A nadie nos puede sorprender que en la cárcel hay celulares. Por más que digan que hay controles, hay muchísimos celulares. Y esto sigue sucediendo”, se quejó la mujer.

La Policía recomienda que ante este tipo de llamados hay que cortar e inmediatamente llamar al 101.

Fuente: Diario La Voz del Interior