Seguirá el plan Pro.cre.auto, pero con aumentos de precios

0
171
Reunión de trabajo. Duró una hora y a partir de mañana habrá encuentros individuales con cada automotriz.
Reunión de trabajo. Duró una hora y a partir de mañana habrá encuentros individuales con cada automotriz.
Reunión de trabajo. Duró una hora y a partir de mañana habrá encuentros individuales con cada automotriz.

El Gobierno se reunirá con cada empresa para negociar los nuevos modelos y valores.

 

Tras los retos de Cristina Kirchner del lunes, las automotrices se reunieron ayer con Axel Kicillof y Débora Giorgi. En un clima distendido, a diferencia del lunes, cuando la Presidenta disparó duras críticas a los empresarios durante dos horas, los titulares de las principales automotrices se fueron conformes del encuentro porque los funcionarios prometieron habilitar aumentos en los autos a cambio de que continúen con el plan Pro.cre.auto.

La reunión en el Palacio de Hacienda arrancó cerca de las 16 y duró una hora. Kicillof les pidió colaboración a las terminales para que Pro.cre.auto continúe un trimestre más. Ayer las automotrices confirmaron que permanecerán en el plan oficial que financia la venta de 0 km. Pero los modelos que se incluirán en la segunda etapa del programa, como así también la suba de precios que se admitirá (las automotrices pidieron un incremento promedio del 12% y Kicillof les marcó un tope del 5%) se discutirá en las reuniones individualesque a partir de mañana llevarán a cabo las terminales con Giorgi y la Subsecretaria de Coordinación Económica y Mejora de la Competitividad, Mariana González, que como el secretario de Comercio, Augusto Costa, también participó de la reunión. Allí las empresas deberán informar las modificaciones en los costos que tuvieron y en base a esas subas se permitirá el ajuste en los valores de los autos.

Costa, por su parte, advirtió a las automotrices sobre los relevamientos que su equipo está llevando a cabo para detectar qué automotrices incumplen con el acuerdo. El secretario manejaba números que dan cuenta del mal humor de Cristina. Su equipo había relevado 112 concesionarias y en el 48% detectaron falta de stock o plazos de entrega superiores a las previstas para Pro.cre.auto, mientras que en las inspecciones a 6 terminales encontraron que en todas había autos incluidos en el programa, por lo que no se explicaba el faltante.

Costa apuntó especialmente contra Honda, Fiat y Renault. “Estamos haciendo las instrucciones administrativas para sancionar a las concesionarias y terminales incumplidoras”, anticipó. También reconoció que las sanciones van a llegar a las concesionarias que aplican sobrecostos al ofrecer Pro.cre.auto. De 396 inspeccionadas, habrían detectado que el 52% aplicó gastos en alistamiento y fletes por encima de los acordados.

El primer tramo del programa de créditos vence el 24 y ya lleva recibidas 30 mil solicitudes y 15 mil autos otorgados, según cifras oficiales. La prórroga del Pro.cre.auto “tendrá una adhesión voluntaria por parte de las empresas” y sus términos se tratarán en forma individual en próximas reuniones, dijeron las compañías en un comunicado. En esos encuentros “se definirá la participación en el mismo, los modelos a incluir y sus precios, entre otros temas”.

La reunión fue tan distendida que, entre mate y mate, Kicillof bromeó con Cristiano Rattazzi, de Fiat. “Dígame, ¿Ud. hace cuánto que vive en la Argentina?, le preguntó. “Muchos”, respondió el empresario. “Entonces, cómo puede ser que siga teniendo acento italiano?”, sonrió. Y festejó la decisión de Volkswagen de dar marcha atrás con las suspensiones. El lunes, Cristina había increpado al directivo de la firma alemana. “Vos me echás a un operario y yo salgo a mostrar la cantidad de dólares que ganaste y los que llevás comprados”, había amenazado.

Además de Rattazzi, estuvieron Enrique Alemañy (Ford y Adefa), Isela Costantini (General Motors), Hideki Kamiyama (Honda), Natale Rigano (Iveco), Joachim Maier (Mercedes); Luis Ureta Sáenz Peña (PSA); Thierry Koskas (Renault); César Ramírez Rojas (Scania); Daniel Herrero (Toyota) y Luis Merens (VW).

 

Fuente: Diario Clarín