«Si acertamos en una patada que fue roja y la TV lo demuestra, lo vamos a disfrutar»

0
282

Después del polémico arbitraje de Silvio Trucco en el primer Superclásico, Germán Delfino, juez de la revancha, desdramatizó la semifinal en el Monumental y dijo que no siente presión pese a la importancia del partido

0011874042

«Presión tiene la gente que tiene que levantarse temprano para ir a trabajar y tratar de llegar a fin de mes. Ellos tienen presión, yo no», aseguró Germán Delfino en una entrevista con TN. El árbitro del Superclásico que definirá el finalista de la Copa Sudamericana intentó desdramatizar el encuentro que se jugará en el Monumental el próximo jueves.

Delfino asumió que el encuentro «va a ser friccionado» pero anticipó que «si la jugada lo amerita sacaré la roja». El arbitraje de Silvio Trucco en el partido de ida en la Bombonera quedó marcado por la cantidad de infracciones que cometió River y la ausencia de expulsiones en 90 minutos donde las patadas tomaron un protagonismo inesperado.

«Si acertamos en que la patada fue roja y la televisión lo demuestra, lo vamos a disfrutar», comentó. El árbitro del próximo clásico explicó que el jueves pasado hubo muchas «jugadas grises» que no permitieron determinar una expulsión. «Somos ocho ojos para tomar la mejor decisión», precisó, en referencia a la terna arbitral que estará presente en Núñez.

Los jugadores de ambos equipos adelantaron que el partido va a ser peleado porque en los clásicos las pulsaciones están más aceleradas que lo normal. Delfino tendrá la responsabilidad de llevar los hilos de un encuentro donde su trabajo estará medido al mínimo detalle.

«A veces nos equivocamos y otras acertamos. Vamos a tratar de estar ubicados lo mejor posible», sostuvo a dos días del partido. «Sé de la magnitud del partido, uno se prepara mucho para afrontar estos desafíos», explicó.

Delfino contó que dirigió un clásico en la Bombonera y otro en el Monumental, y que para él es lo mismo. «Los estadios están repletos y el fútbol se vive ahí adentro», dijo. «Vamos a disfrutar de la previa con la responsabilidad que genera dirigir un Superclásico», fueron sus últimas palabras.