«Si invertimos en la Argentina, nos castigan en la Bolsa»

0
251

0010099195Lo afirmó Javier Martínez Seguí, el empresario chileno que acaba de adquirir el Hotel Conrad de Punta del Este. Dijo que el mercado argentino es el más grande de la región pero que su grupo empresarial debe «respetar la calificación de riesgo».

 

El flamante dueño del Conrad, el empresario chileno Javier Martínez Seguí, aseguró que no invierte en la Argentina porque la Bolsa de Santiago haría bajar el precio de sus acciones, y que opta por operar en Uruguay pese a que nuestro país es un mercado mayor.

Lo afirmó este fin de semana durante una recorrida con periodistas por el complejo de lujo puntaesteño, donde anunció las obras que ya están en marcha de cara a la temporada 2014. El grupo empresarial de Martínez, Enjoy, que en la Argentina explota un casino ubicado en el hotel Sheraton de Mendoza, le compró al Caesars de Las Vegas a finales del pasado año el Conrad de Punta del Este, al que ya le inyectaron 20 de los 310 millones de dólares que tienen planeado invertir.
«Al tener su capital abierto en la Bolsa de Santiago, el mercado financiero castiga el valor de la acción de Enjoy si hacemos más inversiones en la Argentina. Es una desgracia, pero tenemos que respetar la calificación de riesgo», explicó Martínez Seguí, pese a reconocer que el nuestro es el «principal mercado del juego en América Latina».
Y agregó: «Por ahora, es suficiente con lo que tenemos en Mendoza. Mientras tanto, no es mala la forma de captar clientes argentinos invirtiendo en el Uruguay».
De acuerdo al empresario chileno, en declaraciones que publica hoy el diario Clarín, el grupo Enjoy tiene claro que el derecho de propiedad existe en Argentina, «pero no todos piensan así. Y decididamente también influye en la opinión de los inversores el cambio de reglas».
Martínez también se refirió a la merma de jugadores de casinos argentinos en el Hotel Conrad, y lo vinculó a los controles de cambio implementados por la presidente Cristina Fernández.
Según el empresario, la caída de la participación de los argentinos en el complejo uruguayo, que pasó del 40% al 30%, se explica porque «a los argentinos les cuesta sacar el dinero de su país. Lo mismo sufrimos en nuestros casinos de Chile».
Fuente: Infobae.com