Sigue el misterio por desaparición de turista en San Marcos

0
158

15/08/2013 | 06:19 Es rosarino y tiene 28 años. Días atrás, el fiscal de Cruz del Eje había informado que el hombre viajó a Buenos Aires. Pero el padre contó a Cadena 3 que testigos se desdijeron.

ARCHI_193913

Daniel Benedetto: ”Mi hijo nunca apareció ni viajó a Buenos Aires”COMPARTIR
Un nuevo y aun más misterioso giro tuvo el caso del joven rosarino Pablo Benedetto, de 28 años, que despareció hace 10 días en la localidad cordobesa de San Marcos Sierras, luego de haber discutido con su mujer, con quien paseaba junto a la hija de ambos.

El padre del muchacho, Daniel Benedetto, dijo este miércoles a Cadena 3 que su hijo “no apareció nunca ni viajó a Buenos Aires”, como había informado días atrás el fiscal de Cruz del Eje, Martín Bertone, en base al testimonio de dos choferes y dos boleteras de una empresa de colectivos que lo habría trasladado desde Capilla del Monte hasta El Talar de Pacheco.

“Los choferes terminaron declarando el lunes pasado y el martes el secretario del fiscal me contó que dijeron que no viajó, porque ellos no lo reconocieron en la foto que les mostraron”, relató Benedetto.

Además, comentó que las dos empleadas de la boletaría, que habían afirmado que lo reconocieron, también se desdijeron en su declaración judicial. Incluso, quedó desacreditada una versión que indicaba que el joven había tenido un entredicho con los choferes, porque se quedó dormido y lo bajaron tres o cuatro cuadras más adelante de lo que pretendía.

Pero el misterio no termina ahí. El padre del joven rosarino también echó por tierra la versión acerca de que la Renault Kangoo blanca, que su hijo manejaba, fue encontrada dada vuelta y con los vidrios rotos en el “Vado de López”.

“No estaba volcada. Yo la inspeccioné el primer día y ayer me dejaron sacarle fotos -detalló-. Sí hay algo muy extraño: el vidrio, de afuera hacia adentro, está completamente abollado, como si lo hubieran agarrado con piedras grandes; el techo también, como si hubieran saltado arriba o se hubiera caído algo arriba; y lo mismo sucede con el capó. Además, tiene arrancadas las baguetas”.

“Yo creí, en un primer momento, que había tenido un accidente en la montaña, que raspó con ella y se le cayó una piedra de arriba. Pero nada que ver: el lugar es casi arriba del cerro”, agregó. “Para mí, la han agarrado a piedrazos”.

Y, para mayor misterio, añadió: “La Kangoo adentro está llena de piedras. Hay una sábana, atada con cuatro nudos como si fuera un pañuelo cuando uno se lo pone en la cabeza, y está llena de piedras. Es muy extraño”.

Benedetto contó que su hijo sufre de un trastorno de bipolaridad, pero remarcó que está “medicado por buenos profesionales” y que se comporta como una persona normal. “Cuando se niega a tomar los remedios, algo que ocurría más cuando era más chico, se desequilibra. Pero la mayoría de las veces sólo se deprime e incluso está autorizado a manejar”, precisó.

Días atrás, el fiscal de Cruz del Eje, Martín Bertone, había dicho a Cadena 3 que Benedetto tomó un colectivo de larga distancia en Capilla del Monte y habría descendido en El Talar de Pacheco.

“Tres personas, que trabajan en la empresa de transporte, corroboraron la información en base a la foto difundida, porque lo recordaban con precisión”, había señalado.

Además, había afirmado que hasta la terminal de Capilla del Monte el joven llegó acompañado por un hombre que “habita en las inmediaciones del río Quilpo” en una “cueva” construida “debajo de un algarrobo”.

Pablo Benedetto se había separado de su pareja, Valeria Franco, de 24 años, y de su beba, tras discutir con su mujer.

Tras ello, el hombre se quedó en un camping de la zona del río Quilpo y la mujer y la beba se volvieron al pueblo.