Son siete los colegios tomados en la Ciudad de Buenos Aires

0
109

0010158524La Escuela de Comercio Carlos Pellegrini y el Normal 11 de Parque Patricios se sumaron a las protestas contra la reforma curricular que impulsa el Gobierno porteño. Nación y Ciudad trabajan en la ampliación a 17 orientaciones.

 

Ya son siete las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires tomadas por estudiantes que rechazan el rediseño del nuevo secundario porque quitará horas cátedra y orientaciones. La medida, que ingresó en su tercer día, afecta a más de 7.300 alumnos en la Capital Federal.

Aunque el colegio Carlos Pellegrini depende de la Universidad de Buenos Aires, los estudiantes resolvieron tomar las instalaciones, al igual que los del Nacional Buenos Aires, en solidaridad con los alumnos de nivel medio que sí son alcanzados por las reformas que impulsa para el año próximo el gobierno de Mauricio Macri.

De esta forma, son siete las escuelas tomadas en la ciudad: el Mariano Acosta, el Normal 1, el 11, la Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia, el Lenguas Vivas de la zona porteña de Retiro, y los que dependen de la UBA: el Nacional Buenos Aires y el Carlos Pellegrini.

La situación podría extenderse. “Hay asambleas en numerosos colegios y esta tarde se puede sumar el colegio Mariano Moreno, mientras que mañana (por hoy) habrá otras diez escuelas con esta protesta”, confió Matías, un estudiante del Normal 1.

En principio, los alumnos del colegio Julio A. Roca, en Belgrano, adelantaron que hoy también se sumarán. Así, ya son 7337 los estudiantes que están sin poder asistir a clases por un conflicto que no se sabe cuándo podría terminar, publica el diario La Nación.

En esta oportunidad, las quejas de los estudiantes no apuntan sólo a la Ciudad. “Estamos nuevamente tomando los colegios para enfrentar la reforma educativa que el macrismo y el kirchnerismo impulsan en la Ciudad. La reforma pretende rearmar el “polimodal” a escala de la Capital, cerrando orientaciones y degradando los títulos”, denunció Juan Manuel Cuello, presidente del Centro de Estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires.

La reacción de los ministros

El titular de la cartera educativa en la Ciudad, Esteban Bullrich, abogó por deponer las protestas, y destacó que, contrariamente a lo que ocurrió en otras ocasiones, los colegios tomados sean una minoría. “Hoy  por suerte hay una mayoría que está expresándose en contra de la toma, porque realmente la toma es una ataque a la escuela estatal“, dijo.

“No hacen falta menos días de clase o escuelas cerradas; lo que necesitamos son más días de clases, mejor calidad educativa y escuelas abiertas”, indicó Bullrich. “Es importante que haya una mayoría que empiece a decir ‘abran las escuelas'”, añadió.

Su par de Nación, Alberto Sileoni, evitó repetir una condena tajante a las medidas de fuerza. “No queremos tomas“, había dicho hace dos días. Menos enérgico, hoy pidió que “haya clases” y prometió “hacer todo lo posible para encontrar una salida”.

Los cambios en la currícula no son “una decisión del ministro de la Nación que un día se levanta y decide cerrar orientaciones de las secundarias. Las decisiones se toman (en el Consejo Federal) porque había centenares de orientaciones en el país, y desde hace un tiempo, todos los ministros queremos reconstruir lo que podríamos llamar la nación educativa para tener una secundaria más clara”, agregó.

Negociación a dos bandas

Las tomas de colegios están motivadas por los cambios previstos en la nueva normativa de educaciónLa modificación principalmente implicará pasar de los 158 planes de estudio que existen actualmente en la Ciudad a 10.

Bullrich dijo hoy que la cartera que conduce está dando tiempo para que cada comunidad educativa pueda trabajar internamente qué orientación quiere y cómo hacerlo. “La verdad es que el trabajo se está haciendo de forma muy abierta, muy democrática, con participación de toda la comunidad educativa, padres, estudiantes y obviamente el equipo directivo y docente”.

El ministro defendió la iniciativa y argumentó que lo radical del cambio obedece a que “nunca se hizo una reforma curricular desde los años 60 más o menos”. De todas formas, aclaró que a las 10 orientaciones originales que propuso el Consejo Federal de Educación, la Ciudad ya pidió sumar otras siete. “La ciudad va a mantener la diversidad”, aseguró.

Según pudo saber Infobae, ayer hubo una reunión entre equipos técnicos de Nación y Ciudad para avanzar en laampliación a 17 orientaciones que solicitó el Ministerio de Educación porteño, al igual que las provincias de  Mendoza y Salta. En esos distritos confían en una decisión favorable por parte de la Comisión Especial del Consejo Federal de Educación, que debe expedirse la semana próxima.

 

Fuente: Infobae.com