Su familia de Córdoba lo buscaba desde hace 12 años; una persona lo halló en Colombia

0
152

Levitt

Se trata de Fabián Levitt, quien se fue de su casa paterna en el año 2002 para emprender un viaje por el norte del país y nunca regresó. Por medio de Red Solidaria, descubrieron que vive en Medellín vendiendo artesanías. Su familia ya se contactó con él.

 

Desde hace 12 años, la vida de Fabián Levitt se convirtió en un incógnito. En 2002 el hombre abandonó la casa paterna donde vivía con su familia y su hija de 3 años para emprender un viaje al norte del país para vender sus artesanías con la promesa de volver pronto.

Levitt ya había realizado este tipo de aventuras en otras oportunidades, pero el viaje de 2002 no corrió la misma suerte. Con el paso de las semanas la familia del hombre perdió todo tipo de contacto con él y fue a partir de esa situación que empezó a realizar la búsqueda de Levitt.

Según publica el diario La Nación, la hermana del hombre, quien vive en Córdoba, fue quien activó la búsqueda. Empapeló las calles y creó una cuenta de Facebook con el nombre del joven para que la gente aporte datos pero no logró resultados concretos.

En 2012 la mujer jugó la última carta y subió una foto de su hermano al sitio Red Solidaria.  En septiembre de este año un email desde Colombia revivió las esperanzas de encontrar a Fabián. Un hombre de apellido Vargas, colombiano y oriundo de Medellín, escribió diciendo que conocía al hombre que buscaban. Según detalla el diario, Vargas expuso que Levitt vive desde hace dos años en la calle vendiendo artesanías y realizando otras changas.

Fue el buscador Google el que lo llevó directo al link de la Red Solidaria y allí vio su foto. Era Fabián, más joven, pero era él. “En estos veinte años de historia es la primera vez que sucede algo así. Es increíble, estamos muy emocionados, porque a partir de aquí se abre un nuevo capítulo”, expresó Juan Carr, creador e impulsor de Red Solidaria.

Emoción

Tras conocer la noticia, Brenda, la hermana de Fabián, quien nunca perdió las esperanzas de volver a ver a su hermano, expresó que pudo mantener una comunicación telefónica vía Skype con él. “Todavía no sabemos la historia completa, pero sí nos contó que tuvo un episodio de violencia en Colombia, donde le robaron, lo golpearon y lo dejaron sin documentos. Fue una charla emotiva y rara al mismo tiempo. La última vez que lo vi yo tenía 15 años, ahora tengo 27. Y mi sobrinita Ámbar, que tenía 3, ahora tiene 15. Todo es muy fuerte, y la semana pasada recién pudimos contarle a Ámbar que su papá estaba vivo, que lo habíamos encontrado. Ámbar siempre supo la verdad, y nunca perdía las esperanzas de encontrar a su papá. Ahora está con asistencia psicológica porque la noticia fue muy fuerte. Ámbar está feliz, pero shockeada”, dijo a La Nación.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior