Terminó el trasplante: Renzo ya tiene un corazón nuevo

0
192

02/06/2013 | 13:50 A primera hora de hoy se inició la intervención, que terminó cerca de las 14, al pequeño correntino de dos años. Sufría una enfermedad cardíaca diagnosticada antes de nacer.

ARCHI_187940

El papá de Renzo se refirió al trasplante (Informe de Luis Fernández Echegaray)COMPARTIR
En el Hospital Pediátrico Garrahan, finalizó pasado este mediodía el trasplante de corazón al que era sometido Renzo Salvatore Antonelli, el niño correntino de dos años que estaba en emergencia nacional desde octubre por una miocardiopatía.Haroldo Antonelli, padre del menor, contó a la prensa que la operación que inició anoche cerca de las 22.”Los cirujanos no salen de ahí hasta que no esté todo 100 por ciento completado. Estamos todos juntos, re contentos. Es muy difícil de explicar lo que se siente”, dijo ayer el padre, emocionado por la llegada del corazón para el niño que desde octubre de 2012 estaba conectado a un aparato que le permitía sobrevivir.

Dijo Antonelli que “Renzo estaba contento, saltaba, jugaba; cuando llegamos al quirófano, el se tiró a los brazos del anestesista. La madre le dijo ‘chau Renzo’ y el siguió mirando para adelante, quería ir al quirófano”.

Los padres del menor padres, Belén Ramos y Haroldo Antonelli, aguardaban noticias desde el quirófano donde en la mañana de este domingo permanecía el niño después de haber ingresado en la noche del sábado para una
compleja operación.

El menor padece una enfermedad que le impide el normal desarrollo del miocardio, por lo que el músculo cardíaco no tiene fuerza para bombear sangre y oxigenar el resto del cuerpo, y compromete seriamente su vida.

Renzo fue conectado a un corazón artificial en octubre de 2012 y desde entonces se encontraba primero en la lista de espera del Instituto Nacional de Donación de Órganos (Incucai) hasta que en la tarde del sábado apareció el corazón.

“Imaginate lo que significa esto para nosotros, saber que viene otra vida para nuestro nieto, que va a hacer cosas que nunca pudo hacer. Siempre estaba cansado, con su corazoncito y con su corazón artificial”, dijo su abuela
Patricia a la prensa.

Patricia junto a su esposo Jorge Ramos, ambos abuelos maternos de Renzo, viajaron toda la noche desde Corrientes para acompañar a su nieto en el Garaham.