Todo un modelo de maternidad

0
133

Centrada en la familia. El bebé tiene derecho a estar con sus progenitores, sobre todo cuando nace con un grado de riesgo importante, porque esa compañía apoya su desarrollo.

salud-8_0

aberesovsky's picturePor Alejandra Beresovsky

Existe un modelo de maternidad más humana, donde instancias como la nursery y donde los bebés reposaban alejados de sus madres a poco de nacer ya no existen. Ese modelo se llama “Maternidad centrada en la Familia” y Argentina es pionera, porque responde a un paradigma desarrollado hace más de 30 años por el equipo de salud del hospital Materno Infantil Ramón Sardá, de Buenos Aires, y es impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef.

Según el documento para la implementación, entre los ejes que contempla está que “las autoridades de la maternidad se comprometan a generar los medios necesarios para permitir la permanencia continua de la madre junto a su hijo o hija y convoquen a miembros de la comunidad a involucrarse y participar en actividades de voluntariado y acompañamiento si se necesitara”.

María Laura Bonora, neonatóloga del Nuevo Hospital Río Cuarto San Antonio de Padua, cuenta que en el establecimiento los padres tienen ingreso irrestricto y que también hay días para el acceso de hermanitos y abuelos de bebés prematuros. Asimismo, el hospital promociona que durante el parto la madre esté acompañada de la persona que elija, que cuentan con consultorio de alto riesgo y se realizan cursos de reanimación cardiopulmonar para padres de niños internados.

El centro de atención riocuartense es el único del interior de Córdoba que participa este año en la campaña, ya que, de la zona sur, y aunque es un hospital general, es también el único que cuenta con una maternidad. Asimismo, tienen una residencia para madres de niños internados, llamada Casa Lubetkin, en honor a un pediatra de la región fallecido hace cinco años y considerado ejemplo por su permanente vocación de capacitarse.

“La campaña Semana del Prematuro comenzó en Argentina impulsada por Unicef en 2010 y nosotros adherimos en 2011. Todos los años se centra en un derecho y se refuerza el derecho que fue lema de años anteriores”, explica Bonora. Y precisa que, en esta edición, además de promocionar los derechos uno y dos (de la madre y el niño a los controles prenatales y del bebé a nacer en un establecimiento adecuado), se refuerza el número nueve, que es el de estar acompañado por la familia.

El cuarto derecho del decálogo es que los recién nacidos de parto prematuro deben poder acceder a cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia. En ese sentido, Gladys Quinteros, licenciada en Enfermería y jefa de la Sección Neonatología de la Maternidad Provincial –una de las referentes este año de la campaña en la institución– describe que su tarea abarca servir de nexo entre el bebé y la mamá en una situación de crisis, donde el pequeño puede necesitar de soportes vitales que interfieren en el vínculo o cuidados específicos. Ayudan al bebé a adaptarse a las condiciones extrauterinas y a brindarle apoyo fisiológico para superar las dificultades relacionadas con la inmadurez de sus órganos.