Tostado llora a sus jóvenes maestras

0
140

Siete docentes recién recibidas fallecieron ayer en la tragedia de la ruta 95. Junto a ellas, también murieron el chofer y dos trabajadores. Un profesor de Educación Física es el único sobreviviente.

 

Aún no había amanecido y en la ruta la visibilidad era casi nula por la niebla que lo cubría todo. De pronto, el espanto. Dos vehículos chocaron aparatosamente de frente, dando lugar a la tragedia. De un lado, una combi que trasladaba a jóvenes docentes santafesinas que iban a dar clases: en ese vehículo murieron siete maestras y el conductor del rodado. Del otro lado, una camioneta con dos trabajadores chaqueños: ambos murieron.

El trágico episodio, con el espeluznante saldo de fallecidos, sucedió ayer, poco antes de las 7, en la ruta nacional 95, a la altura de la población de Pozo Borrado, al noroeste de Santa Fe. Hay un sobreviviente, una sola persona que, hasta ahora, logró esquivar a la muerte. Se trata de un docente de Educación Física que resultó con diversas heridas y quedó internado en un hospital zonal, en donde se recuperaba. Su pronóstico era favorable.

Tostado, población de casi 14 mil habitantes, cabecera del departamento 9 de Julio y ubicada a 380 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, no sale de la conmoción y el estupor por el fatídico final de sus siete jóvenes vecinas (Luciana Vallejos, Gladys Saavedra, Daniela Figueroa, Nilda Ruiz, Valeria Valentini, Jésica Odiante y Andrea Soaer, –tenían entre 23 y 25 años–) quienes se habían volcado al oficio de la educación como decisión de vida más que como una fuente de trabajo.

Además, en el siniestro murió el conductor de la combi, José Horacio Belén, quien también era de Tostado, y los ocupantes de la camioneta Ford, oriundos de la ciudad chaqueña de Villa Ángela, Francisco Neani (que era el conductor) y su acompañante, cuya identidad no había sido confirmada hasta anoche. En tanto, Miguel Carneiro sobrevivió al choque, aunque sufrió la fractura expuesta de fémur, entre otras lesiones graves, por lo que fue trasladado al Hospital de Reconquista.

El siniestro vial que conmocionó a la comunidad educativa del departamento 9 de Julio, donde las maestras trabajaban, reavivó las críticas del gremio docente Amsafé por la falta de transporte “seguro y adecuado” hacia las escuelas en los pueblos del interior.

Niebla en plena recta. El choque ocurrió poco antes de las 7, cuando la niebla disminuyó la visibilidad, cerca de la localidad de Pozo Borrado.

El director de Seguridad Vial de la provincia, Guillermo Cherner, confirmó que los muertos fueron 10 y que el choque fue frontal, en una recta. Allí, una combi Fiat Ducatto, de la empresa de transporte Belén, chocó con una camioneta Ford F-100 en la que iban dos personas que habían salido de la ciudad chaqueña de Sáenz Peña.

El minibús blanco había partido de Tostado para llevar a las docentes a escuelas de las localidades de Villa Minetti y San Bernardo, a unos 60 kilómetros de distancia. Bomberos voluntarios de la zona trabajaron durante tres horas para lograr extraer los cuerpos de los vehículos siniestrados y rescataron con vida a un profesor de Educación Física, quien finalmente fue trasladado a un hospital de Santa Fe, donde quedó alojado.

Duelo de dos días. A raíz del accidente, el gobierno de Santa Fe dispuso dos días de duelo en todo el territorio provincial, a partir de ayer. Asimismo, ordenó asueto en todas las escuelas del departamento 9 de Julio. La Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) manifestó “gran pesar” por las “siete compañeras que perdieron la vida”.