Tragedia: más de 200 africanos mueren en Lampedusa

0
138

Francisco definió como una “vergüenza” el “enésimo” naufragio de quienes intentan entrar a Europa por la isla.

1_15

Por Agencias Télam, EFE y AP 
y diario El País, de Madrid

Roma. Una barcaza en la que viajaban alrededor de 500 migrantes se incendió y naufragó ayer frente a la isla italiana de Lampedusa, al sur de Sicilia, causó la muerte de más de 200 personas y dejó más de 100 desaparecidas a las que algunas fuentes presumían anoche fallecidas, según dijeron autoridades.

El papa Francisco recordó que el naufragio es el “enésimo” en esa zona costera italiana y lo calificó de “vergüenza” producto de una crisis económica mundial que refleja “la falta de respeto por el hombre”, mientras que toda la clase política de Italia reaccionó con palabras de estupor y consternación.

El ministro del Interior, Angelino Alfano, afirmó en Lampedusa que el desastre se desencadenó cuando el motor se averió y el barco comenzó a inundarse, ante lo cual las personas que iban a bordo quemaron sábanas para llamar la atención de eventuales rescatistas.

“Una vez que el fuego comenzó, hubo temor de que el bote se hundiera y todos se corrieron hacia un mismo lado, lo que causó que el barco se fuera a pique”, agregó.

La agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) dijo que la embarcación, de unos 20 metros de eslora, procedía de Libia y se hundió a un kilómetro de la costa. Uno de los rescatados relató que había zarpado del puerto libio de Misurata con unas 500 personas provenientes de Eritrea y Somalía, dos países pobres del nordeste de África.

La alcaldesa de la isla, Giusi Nicolini, informó a los medios que entre los sobrevivientes había una persona que podría ser el traficante que los trasladaba y que fue detenido por las fuerzas del orden. “Es un horror. No dejan de llegar barcos y descargar muertos”, rompió en llanto Nicolini en conversación telefónica con canales de noticias. “Es una tragedia inmensa”.

Ya entrada la noche, patrullas de la guardia costera y barcos de pescadores habían rescatado decenas de cadáveres que flotaban en el mar, entre ellos al menos tres chicos y dos mujeres embarazadas.

Más temprano, buzos que inspeccionaron el barco, hundido a 40 metros de profundidad, vieron decenas de muertos más, lo que hizo cifrar en más de 200 las víctimas fatales y en al menos 100 los desaparecidos.

El titular de la Agencia Sanitaria de Palermo, Antonio Candela, quien coordina las operaciones de asistencia a los rescatados, informó que salvó hasta anoche a 159 personas, entre ellos decenas de niños, algunas mujeres embarazadas y bebés de pocos meses de vida.

El primer ministro, Enrico Letta, anunció un día de luto nacional en todo el territorio del país. El presidente Giorgio Napolitano pidió “decisiones y acciones de la comunidad internacional, especialmente de la Unión Europea” ante “una sucesión de lo que son masacres de inocentes puras y duras”.

Sobre la tragedia, el Papa afirmó: “Sólo me viene la palabra vergüenza, es una vergüenza”. Francisco añadió: “Hablando de la inhumana crisis económica mundial, que es un síntoma grande de la falta de respeto por el hombre, no puedo dejar de recordar con gran dolor las numerosas víctimas del enésimo trágico naufragio ocurrido hoy cerca de Lampedusa”.

El reclamo de Francisco

Dijo en julio el Papa. ¿Quién de nosotros lloró por la muerte de estos hermanos y hermanas, de todos los que viajaban sobre las barcas? La ilusión por lo insignificante nos lleva a la indiferencia hacia los otros”.

Galería Relacionada