Tres crímenes en sólo 5 horas en la Capital

0
140

Tres hombres murieron por disparos de armas de fuego en la periferia. Uno de los fallecidos es un presunto “motochoro”, que se tiroteó con un policía en un asalto. Un joven ultimó a su padrastro para defender a su madre. Pelea fatal entre dos vecinos.

crimenes

Por Claudio Gleser

En el marco de un nuevo recrudecimiento de la violencia en calles de la ciudad de Córdoba, tres homicidios se registraron entre la noche del domingo y la madrugada de ayer, en un lapso de apenas cinco horas en barrios de la periferia. Todos los fallecidos fueron hombres ultimados con disparos, lo que a su vez pone de relieve la alta portación de armas de fuego en la provincia, principalmente en la Capital.

El último crimen ocurrió en la madrugada de ayer y tuvo como protagonistas a un agente de la Policía provincial que, durante un asalto callejero en barrio 1° de Mayo, ultimó de dos disparos a un presunto “motochoro” en un violento tiroteo.

El suboficial resultó ileso, al igual que su novia, quien se encontraba junto a él. El policía, si bien fue imputado por homicidio, quedó en libertad por orden judicial y el caso quedaría encuadrado en legítima defensa.

Los otros dos asesinatos sucedieron en la noche del domingo. Por un lado, un joven que salió a defender a su madre, quien era blanco de una golpiza, mató de dos disparos (uno a la altura del corazón) a su padrastro en un drama ocurrido en barrio Cooperativa Argüello; mientras que, por otro lado, una disputa entre dos vecinos de Villa El Libertador terminó con uno de ellos ejecutado de un balazo en medio del abdomen.

Por ambos crímenes, sendos supuestos autores quedaron detenidos por la Policía e imputados por homicidio agravado por el uso de arma de fuego, confirmaron fuentes judiciales.

Drama familiar

Corrían las 20.30 del domingo en un humilde hogar del barrio Cooperativa Argüello, cuando desde el interior del inmueble comenzaron a escucharse gritos y ruidos. Según declararían luego varios vecinos, la pelea entre el hombre y su concubina se tornó insostenible.

Al parecer, la mujer comenzó a ser golpeada, lo que provocó que uno de sus hijos, de 23 años, saliera a defenderla. El muchacho increpó con insultos a su padrastro, de 60 años, y hasta llegó a golpearlo.

La pelea se trasladó a la calle. Todo sucedió en pocos minutos. El muchacho habría entrado a la casa y salido de inmediato con un revólver con varias balas en el cargador. Acto seguido, no dudó en apuntar contra su padrastro para luego gatillar al menos en dos oportunidades. Su madre intentó en vano frenar la disputa.

El hombre mayor recibió dos impactos a la altura del tórax, a la vista de varios vecinos que habían salido a ver qué estaba ocurriendo. Uno de los balazos le impactó en el corazón.

Un móvil policial, que había sido alertado por un vecino, acudió al cabo de unos minutos y trasladó al herido al Hospital de Urgencias, donde dejó de existir mientras era asistido por los médicos.

Mientras tanto, los pesquisas salieron a buscar al muchacho, pero fue en vano. Uno de los grupos fue a su casa, en barrio Quintas de Argüello, pero el acusado no estaba allí.

Recién a las 4 de la madrugada de ayer, el joven de 23 años se presentó en la comisaría 14° y se acercó a la guardia donde conversaban algunos policías. “Yo soy el que están buscando. Yo maté a la pareja de mi madre. La estaba matando a golpes”, se habría justificado el muchacho, en medio de una crisis de nervios.

Hasta anoche, el arma no había sido hallada.

Al tratarse de un episodio derivado de un caso de violencia de género, para no revictimizar a la mujer, no se dan las identidades de los involucrados.

Pelea fatal

Ambos vecinos estaban enemistados hacía tiempo. ¿La causa? No está clara. Algunos hablan de un robo; otros, de una pelea tras una noche de alcohol. Nada está claro. Lo que sí se sabe es que el domingo a las 23 volvieron a verse las caras. Y apareció un revólver en escena.

El balazo sonó seco en calle Virgen de Fátima al 1600, en Villa El Libertador. Luis Sosa, de 40 años, cayó gravemente herido de un tiro en el pecho. Murió en el Hospital Asturias.

José Fernández (40), el supuesto matador, intentó refugiarse en un callejón del barrio cuando llegaron los móviles del CAP. Las armas policiales lo convencieron a entregarse.

Zona complicada

Otro crimen en “la Quinta”. El crimen del presunto ladrón ocurrió en 1° de Mayo, uno de los barrios que conforman la zona conocida como “la Quinta”. Este sector del este cordobés viene siendo blanco constantes de bandas de delincuentes. Por caso, la semana pasada, un joven de 27 años (Nelson González) fue asesinado de un disparo por ladrones que quisieron sustraerle su motocicleta y las zapatillas. Ocurrió en barrio Altamira.

Sobrevivió. En barrio Müller, otro barrio de “la Quinta”, un joven sobrevivió de milagro, ayer a la tarde, a los disparos que le efectuaron dos ladrones que querían robarle la moto. Sucedió en calles Frenche y Diego de Díaz. El muchacho se resistió a la sustracción de su moto y uno de los ladrones abrió fuego.