Un mozo, un maletín con dinero y su dueño “fantasma”

0
385
Riojano de ley. Cristóbal vive desde hace tres años en Carlos Paz, donde trabaja de mozo en un bar.
Riojano de ley. Cristóbal vive desde hace tres años en Carlos Paz, donde trabaja de mozo en un bar.
Riojano de ley. Cristóbal vive desde hace tres años en Carlos Paz, donde trabaja de mozo en un bar.

En un bar de Villa Carlos Paz alguien olvidó 40 mil pesos, cheques y una computadora personal. Cristóbal guardó todo hasta que encontraron al propietario.

 

Villa Carlos Paz. Cristóbal ­Noriega (43) es mozo en un bar del centro de Villa Carlos Paz. El jueves pasado un cliente olvidó un maletín en una de las mesas y Cristóbal lo guardó en la caja, a la espera de que el hombre vuelva a buscar sus pertenencias.

En el maletín había 40 mil pesos en efectivo, cheques firmados en blanco, una notebook y títulos de propiedad, en principio muy importantes.

El hombre no volvió y con el encargado del bar decidieron ver lo que había dentro del portafolio en busca de un teléfono de contacto, lo que pudieron conseguir.

Llamaron a un hija del hombre, quien el fin de semana que pasó volvió a retirar lo olvidado. Se trataba de una persona de negocios de Santa, Fe que estaba desesperado porque no recordaba dónde había de­jado sus cosas.

Recompensa

“Me dio una propina grande, de dos mil pesos, como agra­decimiento”, dice Cristóbal, mientras disfruta de la mañana libre junto a su pequeña hija, muy cerca del bar en el que trabaja en el principal centro turístico cordobés.

Recuerda lo sucedido: “Un señor vino a la noche, tomó un café y se fue. Fue el jueves pasado y era un turista de Santa Fe. Le entregué el bolso al dueño”.

Cristóbal contó, además, que el hombre no regresaba a buscar lo olvidado y que vio que “el bolso estaba cargado de dinero”.

“El dueño del bar pudo hablar con la hija y entonces sí este señor regresó, retiró el bolso y me dejó dos mil pesos de agradecimiento, una propina grande”.

Como muchos otros mozos de la ciudad, Cristóbal llegó desde otra provincia a buscar suerte a Carlos Paz.

Los hay también de otros países: colombianos, españoles y mejicanos. Cristóbal es riojano y desde hace tres años vive en Carlos Paz. Vino a probar suerte en una temporada y se quedó para siempre.

Humberto Zurro (48) es el dueño del bar Lucky, ubicado en pleno centro de Carlos Paz (General Paz y San Martín) y asegura que sus mozos son “gente de mucha experiencia”.

Sin dormir

“Los mozos en general son buenas personas, gente grande, de mucha experiencia”, asegura Zurro y agrega: “ Cristóbal llegó de La Rioja, tiene una nenita chiquita y cuando lo llamé para decirle que el hombre le había dejado la plata estaba dormido porque había pasado toda la noche en el hospital, con su mujer enferma”.

Humberto también es parte importante de esta historia porque se llevó el bolso a la casa, por seguridad, y comenzó a contactar a la hija del dueño del maletín, después de encontrar allí el teléfono de contacto.

“Es una buena actitud la de Cristóbal y es muy bueno también que para el mozo fue una experiencia de vida: “Nunca había visto tanta plata junta”, dice y se pone orgulloso cuando sus colegas y quienes se enteran de la noticia lo ­llaman para felicitarlo por el gesto de pensar en devolver el maletín.

Otros casos

Hace una semana. El cabo de policía Leandro Heredia devolvió un bolso que había encontrado en el patio de comidas de un centro comercial de barrio General Paz. Al hallar el bolso, el policía de 24 años se contactó inmediatamente con el dueño del mismo para hacerle le llegar los 11 mil pesos en efectivo y los cerca de 42 mil pesos en cheques que contenía el equipaje.

Más. El 30 de agosto un remisero de Alta Gracia devolvió un bolso con una cantidad de dólares equivalente a unos 100 mil pesos, que una pasajera había olvidado. Juan Amado fue recompensado con 400 pesos. Además, al día siguiente, la médica Viviana González encontró 100 mil pesos pertenecientes a una pareja que se accidentó sobre la ruta A 88, a un kilómetro de la salida de Monte Cristo.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior