Un taxista dijo que llevó a Mangeri al Ceamse con dos bolsas

0
173

02/07/2013 | 12:12 Esto habría ocurrido el 10 de junio cuando desapareció Ángeles Rawson. El testigo se presentó ayer ante el juez de instrucción Javier Ríos y dijo que no lo había hecho antes por temor.

Caso Angeles

Un nuevo testimonio podría complicar aún más al portero Jorge Mangeri, único acusado por la muerte de Ángeles Rawson.

Se trata de un taxista que afirma haber llevado a Mangeri, junto con dos bolsas de consorcio, hasta la sede del Ceamse de Colegiales, el día de la desaparición de la joven.

El testigo se presentó ayer ante el juez de instrucción Javier Ríos y dijo que no se había presentado antes por temor.

El hombre, quien conducía un VW Polo, dijo que recordó lo ocurrido al ver por televisión el hallazgo del cadáver de Ángeles y se lo contó sólo a su familia.

Fuentes judiciales indican que el chofer relató que el 10 de junio, cerca de las 14.30, un hombre paró su taxi en la esquina de Ravignani al 2300 y le pidió un viaje hasta la Ceamse, luego de cargar unas bolsas con ayuda a unos chicos que pasaban por el lugar.

El testigo contó que al llegar al predio el portero lo hizo entrar al predio, a pesar de que el acceso está prohibido.

En ese momento, apareció un empleado de seguridad, Mangeri se bajó y conversó con él. Luego, le hicieron poner el auto de culata y abrió el baúl para sacar las bolsas. En ese momento, el contenido de una de esas bolsas se habría movido y el portero dijo que se trataba de un perro atropellado.

Después, Mangeri le dio dinero a quienes lo ayudaron y le pidió al taxista que lo llevara de nuevo hasta la esquina de Ravignani al 2300.

Siempre según el testigo, el baúl de su auto había quedado manchado con sangre, pero que lo había lavado.

El auto Polo fue entregado ayer a los investigadores y perito de la Policía Científica comenzaron a trabajar en busca de rastros. Fuentes judiciales dijeron que el testigo fue convocado nuevamente para hoy por el juez Ríos y la fiscal María Paula Asaro para continuar con su testimonio.

Roberto Casorla Yalet, abogado del taxista, ratificó estos dichos en declaraciones periodísticas y contó que su defendido “está envuelto en un mar de emociones “, ya que en “12 horas lo examinaron y lo pusieron en duda más de 10 personas”.