Un terremoto de magnitud 7,4º puso en alerta a Fukushima

0
344

22/11/2016 | 06:10 | Los reactores nucleares de la planta de Fukushima Daiichi no registraron anomalías tras el fuerte temblor que sacudió a la costa del nordeste de Japón,

ARCHI_336671

Un sismo de magnitud 7,3 se produjo este martes por la mañana en el noreste de Japón, frente a las costas de Fukushima, provocando un riesgo de tsunami que horas más tarde fue levantado, según la agencia meteorológica nacional.

El terremoto se registró sobre las 6 a una profundidad de 10 kilómetros, precisó la agencia.

El sismo se sintió en un extenso perímetro de la isla principal de Honshu, incluida Tokio, despertando a millones de habitantes de la región que fue devastada por un enorme tsunami en marzo de 2011.

Los operarios de las centrales nucleares indicaron que estaban observando los datos en sus instalaciones, entre ellas las de Fukushima Faiichi, donde se produjo un accidente nuclear tras el tsunami de 2011.
Según el canal público NHK, no se produjo ninguna anomalía en las centrales, que están todas paradas en la región.

La NHK interrumpió inmediatamente su programación para difundir las informaciones de las autoridades.

“Llega un tsunami, huyan, avisen a sus vecinos”, declaró un periodista del canal.

Hasta el momento no se registraron heridos ni daños materiales, excepto un incendio en una refinería, según la televisión pública.

El Gobierno abrió una célula de crisis para dar información y consignas a los equipos de emergencia, los municipios y sus habitantes.

La agencia meteorológica dará una rueda de prensa a las 23 GMT.

Los japoneses están aún más pendientes de los riesgos relacionados con los sismos desde el tsunami de marzo de 2011, provocado por un terremoto de magnitud 9.

La catástrofe se cobró la vida de 18.000 personas y provocó el accidente de la central nuclear de Fukushima, donde los núcleos de tres reactores (sobre un total de seis) se fundieron, obligando a evacuar a decenas de miles de habitantes de la zona.

El archipiélago japonés sufrió dos fuertes sismos en la región de Kumamoto (suroeste) en abril, seguido de más de 1.700 réplicas, que causaron unos 50 muertos e importantes daños materiales.