Una familia de perros con alma de soldados

0
637

Lobo es el líder de estos ovejeros alemanes de la sección Perros de Guerra de la Fuerza Aérea. Mañana los canes serán condecorados por sus servicios.

Por Héctor Brondo

Lobo es la cabeza de esta familia de perros ovejero alemán con alma de soldados. Y también, el decano y líder de la jauría de la sección Perros de Guerra de la Escuela de Suboficiales de la Fuerza Aérea.

La Sección Perros de Guerra está conformada por Lobo, Ranquel, Laika, Celta, Cambá, Uma, Malvina (todos de raza ovejero alemán) y los schnauzsers Caleb e Íkaro. Cada uno de ellos tiene un guía. Cumplen ese rol los soldados voluntarios.

La dupla con más tiempo de ensamble es la de Maximiliano Guzmán y Lobo. Trabajan juntos desde hace una década.

“Lo recibí cuando era un cachorro y ojalá pueda llevármelo a casa cuando lo pasen a retiro”, se ilusiona el instructor.

La separación de ambos es inminente y esa eventualidad pesa en el ánimo del grupo. Es que Guzmán se retira este año y a Lobo le queda aún un trecho para “jubilarse”.

“Lobo es un perro que tiene una gran destreza táctica pese a su edad (11 años) y me parece que nos vamos a extrañar muchísimo cuando nos separemos; no quiero ni pensar en ese momento…”, dice el instructor.Él y sus compañeros de división imaginan que el veterano manto negro también acusará en su ánimo la separación.