Viviendo lejos del “sueño americano”

0
124
Lejos del sueño. En una franja de población blanca estadounidense crece el pesimismo sobre las chances de progresar económicamente.
Lejos del sueño. En una franja de población blanca estadounidense crece el pesimismo sobre las chances de progresar económicamente.
Lejos del sueño. En una franja de población blanca estadounidense crece el pesimismo sobre las chances de progresar económicamente.

Una encuesta revela que cuatro de cada cinco estadounidenses han estado o están cerca de la pobreza, que golpea no sólo a minorías.

 

Washington. Cuatro de cada cinco adultos en Estados Unidos han estado desempleados, cerca de la pobreza o dependido de la asistencia social al menos durante parte de su vida, indicio de un deterioro de la seguridad económica y un sueño americano difícil de alcanzar.

Datos de una encuesta exclusiva de The Associated Press atribuyen la tendencia a una economía estadounidense cada vez más globalizada, una creciente brecha entre ricos y pobres y una pérdida de empleos industriales bien pagados.

Los hallazgos llegan en un momento en que el actual presidente demócrata, Barack Obama, intenta renovar el énfasis de su gobierno en la economía. En discursos recientes dijo que su máxima prioridad es “reconstruir la escalera de oportunidades” y revertir la desigualdad en los ingresos.

Ahora que los no blancos están cerca de convertirse en mayoría en Estados Unidos, ha surgido la pregunta de cómo enfocar de la mejor manera los programas públicos para ayudar a los desfavorecidos: en la acción afirmativa que históricamente ha tratado de eliminar las barreras raciales consideradas el principal obstáculo para la igualdad económica, o simplemente en la mejora de la situación socioeconómica para todos, sin importar la raza.

Pesimismo de blancos. Las dificultades están aumentando particularmente entre los blancos. El pesimismo entre este grupo racial sobre el futuro económico de sus familias se halla en un nivel máximo desde al menos 1987. En la encuesta más reciente de AP-GfK, 63 por ciento de los blancos consideró que la economía “está mal”.

“Creo que va a empeorar”, dijo Irene Salyers, de 52 años y del condado de Buchanan, Virginia, una región carbonífera en declive en los Apalaches. Casada y divorciada tres veces, Salyers ayuda ahora a gestionar con su novio un puesto de frutas y verduras que no les genera muchos ingresos. Viven principalmente de los cheques gubernamentales por incapacidad. “Si tratas de pedir trabajo no contratan gente, y de cualquier forma no pagan mucho”, dijo.

Aunque las minorías raciales y étnicas tienen más probabilidades de vivir en la pobreza, las disparidades por raza se redujeron desde la década de 1970, según el censo. La inseguridad económica entre blancos es más generalizada de lo que se muestra en datos de pobreza del gobierno: abarca a más de 76 por ciento de adultos de raza blanca al momento de cumplir 60 años, dice un indicador económico que Oxford University Press publicará en 2014.

El indicador define la “inseguridad económica” como un año o más de desempleo periódico, dependencia de la ayuda del gobierno como cupones de alimentos o ingresos por debajo del nivel de pobreza. Al incluir a todas las razas, el riesgo de inseguridad económica se eleva a un 79 por ciento.

Las tasas de matrimonio están en declive en todas las razas, y el número de hogares encabezados por una madre blanca que viven en la pobreza aumentó hasta el nivel de los hogares de ciudadanos negros.

Optimismo de minorías. “Es hora de que Estados Unidos comprenda que muchas de las mayores disparidades de la nación, desde la educación hasta la esperanza de vida y la pobreza, se deben cada vez más a la posición económica”, dijo William Julius Wilson, profesor de Harvard que se especializa en el tema. Wilson sostuvo además que, pese a los continuos problemas económicos, las minorías tienen más optimismo sobre el futuro después de la elección de Barack Obama, a diferencia de los blancos. “Existe la posibilidad real de que la situación de los blancos empeore si no se toman las medidas necesarias para destacar y abordar la desigualdad”, dijo.

A nivel nacional, el número de pobres en Estados Unidos continúa en un récord de 46,2 millones, o 15 por ciento de la población, debido en parte a la alta tasa de desempleo tras la recesión. Aunque las tasas de pobreza de los negros y los hispanos son casi tres veces más altas, por números absolutos la cara predominante de la pobreza es blanca.

 

Fuente: Diario La Voz del Interior