Ya hay consenso para elegir en forma directa al rector de la UNC

0
185

Tamarit, titular de la Casa de Trejo, tiene el apoyo de ocho de las 13 facultades. Se reglamentarían las campañas para minimizar la partidización.

unc_4

Por Javier Cámara

El rector de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Francisco Tamarit, avanza en la búsqueda de consenso para impulsar una reforma electoral.

Tamarit y su grupo quieren modificar los estatutos de la UNC para que el rector y el vicerrector se elijan por el voto directo de alumnos, docentes, no docentes y egresados, a través de un sistema de doble ponderación. En otras palabras, que en un mismo día se sufrague por fórmulas de rector y vice, pero que esos votos pesen según las porcentualidades con las que hoy se conforma la Asamblea Universitaria, y según la facultad a la que pertenece el elector.

Se trata del mismo proyecto que años atrás presentó la entonces rectora Carolina Scotto, que nunca llegó a tratarse en una Asamblea porque no había el consenso necesario.

Pero por estos días, según fuentes del Rectorado, la situación habría cambiado. “El proyecto tiene más consenso y queremos impulsarlo porque el actual sistema (de elección indirecta) puede dar lugar a sospechas, cuando en todos lados se reclama más transparencia y participación”, dijo un funcionario muy cercano a Tamarit.

Expectativa

De concretarse, la reforma generará expectativas más allá de los límites de la discusión y la militancia de la política universitaria. ¿Por qué? Por las proporciones que tendría esa elección. Que en un mismo día voten por una o varias fórmulas alrededor de 150 mil personas activará la vocación de poder (de poder influir) de dirigentes y partidos políticos.

Recientemente, la elección de intendente de Marcos Juárez, en la que votaron menos de 18 mil personas, atrajo la atención de casi todo el país. ¿Qué sucederá con la que podría convertirse en el tercer acto electoral más importante de Córdoba, si se tiene en cuenta la proporción del padrón, detrás de las elecciones de gobernador y de intendente capitalino?

En el entorno de Tamarit aseguran que “por varias circunstancias” el riesgo de la “partidización” se mantendrá bajo control. Argumentan que, históricamente, en la UNC los rectores han sido elegidos a través de debates más académicos que políticos. No obstante, manejan una variable importante: reglamentar las campañas.

Otro funcionario universitario dijo que si la reforma se aprueba incluirá una detallada reglamentación de la actividad proselitista de los candidatos, con el objetivo –sobre todo– de disminuir la influencia de los recursos económicos y humanos (los aparatos) de los partidos políticos, como pasó hace poco en la Universidad Nacional de Cuyo.

Tiempos y estrategias

Apenas el oficialismo tenga asegurados los 124 votos (la mitad más uno de los que tiene la Asamblea) exigidos para reformar los estatutos, Tamarit llevará el tema al Consejo Superior, y con su venia convocará a la Asamblea.

“Si pudiéramos sacarlo en noviembre lo haríamos –precisó una fuente cercana al rector–; pero sabemos que será complicado. Tenemos hasta marzo de 2015 para hacerlo y estamos trabajando con esos tiempos”.

Más allá de marzo del año que viene, la UNC entrará en el período electoral en el que cualquier iniciativa se politiza.

Con cierto apuro, el oficialismo se ha reunido con ocho facultades “amigas”. Y en las próximas semanas se sentará con las agrupaciones docentes, para finalizar con las que nuclean a los estudiantes.

Oposición

El proyecto de Tamarit tiene opositores.

Como todavía no se ha presentado el proyecto propiamente dicho, nadie se anima a mostrar todas sus armas, pero Franja Morada, por ejemplo, pondrá algunos obstáculos o presentará un proyecto propio. Desde ese sector, cuestionan que se llame “elección directa a algo que en realidad no lo es”.

Un referente del sector dijo que la propuesta de Scotto, que ha hecho propia Tamarit, lo único que hace es quitarle la facultad electoral a la Asamblea para otorgarla a otro cuerpo, con lo cual la elección seguirá siendo indirecta”.

Antes que las facultades

14 y 15. A esta altura de la gestión, en los principales despachos de la UNC ya casi no hay dudas de que la reforma electoral tiene más posibilidades de ser aprobada antes que la otra gran apuesta de Francisco Tamarit: la facultarización de las escuelas de Trabajo Social y de Ciencias de la Información. Fuentes del Rectorado y de la comisión especial que analiza los proyectos para convertir en facultades a las mencionadas unidades académicas confiaron que han surgido varios obstáculos en ese debate. Y no sólo los que colocan los opositores, referidos, en su mayoría, al incumplimiento de algunos de los requisitos exigidos por la normativa para la creación de nuevas facultades.

En consecuencia, es posible que, contrario a lo que se creía, el oficialismo convoque a la Asamblea Universitaria primero para debatir la reforma electoral, mientras sigue evaluando cuándo y cómo avanzar con las facultarizaciones.